HISTORIAS DE VIDA: CRISÓFORO CONTRERAS MADRID

0
669
Crisóforo Contreras Madrid, todo un personaje dentro del fútbol americano, compartió su Historia de Vida con Hidalgo Sport. (Foto: Roberto Ramírez)

Por: Olga León Téllez

Deportista, líder estudiantil, profesionista, catedrático y empresario, esa es su cara hacia el mundo; su definición al interior del seno familiar es, papá responsable, romántico esposo y tierno abuelo, y su emblema hacia el entorno cotidiano es la amistad.

El es Crisóforo Contreras Madrid, uno de los integrantes originales del emblemático equipo de futbol americano Mastines, quienes recientemente cumplieron 50 años de existencia, y que este día comparte su Historia de Vida con Hidalgo Sport.

SER FELIZ, FILOSOFÍA DE VIDA

Ingeniero industrial, con una maestría en administración y nacido en Pachuca, desde pequeño tomó como estandarte la responsabilidad de ser útil en la vida, fijarse una razón y una misión, pero con energía y optimismo, valores heredados desde su genética por su padre Javier Contreras y su madre Consuelo Madrid.

Como jugador, ésta es la credencial que lo acredita como integrante del equipo Poli-Blanco en la temporada 1969-1970.

“Desde niño fui muy inquieto, habilidad que canalicé positivamente para jugar varios deportes, pero mi cercanía con Carlos Bejos (mi amigo, mi hermano), diez años mayor que yo, me permitió conocer de cerca la magia que envuelve al futbol americano, mi gran pasión”, comenta Crisóforo, poseedor de una memoria envidiable, a sus 66 años de edad.

Recuerda que en esa época acudía al campo “Margarito Ramírez”, ubicado donde después se construyó la Unidad Habitacional del Ejército, a un costado del monumento a la Revolución Mexicana en la capital hidalguense, y ahí descubrió que haría de la activación física, a su gran aliada de vida.

FUTBOL AMERICANO, HERMANDAD Y RESPETO

Con la influencia inicial de Carlos Bejos, Crisóforo ingresa al Instituto Tecnológico de Hidalgo, una escuela entrañable hasta la fecha, pues su mamá Consuelo Madrid impartió clases ahí por 44 largos años, lo llevó de la mano con estricta rectitud y respeto, valores que desde entonces imprime en todas sus labores.

De su andar académico guarda gratos recuerdos, pero se impone la pasión por el futbol americano, rememora con especial emoción a su primer y único couch Porfirio Rivera y Romero, quien participó en los Juegos Olímpicos de Roma 1960, en gimnasia.

En el estadio Revolución Mexicana, que fue construido para jugar americano, con uno de sus grandes amigos, Daniel Islas.

“Era un hombre íntegro, nos inculcó el valor de la disciplina, a respetar al rival, debíamos jugar con fuerza pero con limpieza, era un tipo recto, nos enseñó a controlar el temperamento, a trabajar en conjunto, a unir esfuerzos, éramos jóvenes e inquietos, pero eso debíamos aprovecharlo a nuestro favor”, enfatiza Crisóforo.

Muchas fueron las peripecias que enfrentó junto con su equipo para poder jugar futbol americano, pero forjaron el cimiento de una vida productiva, era rebelde, pero comprendía que sería el único camino para convertirse en buen ser humano, consciente de que el deporte es efímero, pero la disciplina prevalece toda la vida.

Paralelamente con su andar académico, reconoce que la práctica del futbol americano fue un acontecimiento clave en su trayectoria terrenal, con un halo de tristeza, pero también de gratitud recuerda que en sus inicios recibieron utilería de deshecho otorgada por la UNAM y gestionada por su entrenador, pero se imponía el orgullo de demostrar sus aptitudes y salir erguidos al emparrillado.

MASTINES, UNA ERA DORADA

Teniendo a la amistad como su emblema, Crisóforo y los demás jovencitos de su edad, concluyeron sus estudios en aquella emblemática institución ubicada a un costado de la Plaza Juárez y emprendieron una nueva aventura llamada Mastines.

Fue un equipo que dejó escritas páginas doradas dentro de la historia de este deporte en Hidalgo, y que hasta la fecha mantiene unido a un sólido grupo de amigos, ya convertidos en hombres productivos, ejemplares, bondadosos.

Crisóforo Contreras compartió con Hidalgo Sport la trayectoria de Mastines que recientemente cumplió 50 años de vida.

Ser humildes en las victorias y aprender de las derrotas, es el lema de Mastines, cuya trayectoria es limpia, ejemplar, que ha dejado estragos físicos y lesiones, pero que son opacados por la placentera travesía en los emparrillados.

Sin campo propio para entrenar, sin posibilidades económicas, sin entrenador, pero con mucho corazón, Mastines dejó huella, muchos son los recuerdos que atesoran sus integrantes, pero el mejor logro, el premio mayor, es la hermandad que los une a pesar del transcurrir del tiempo.

SU APORTACIÓN ACADÉMICA

Innumerables son los logros de Crisóforo Contreras como gestor en beneficio de la comunidad estudiantil, integrante de la banda de guerra, fundador del Primer Colegio de Ingenieros, del Grupo Ecologista del Valle de Tulancingo, catedrático de matemáticas, trabajó en la desaparecida compañía Real del Monte y Pachuca, área de mantenimiento mecánico de minas.

Laboró en COMECOP, Director del Centro de Regeneración Juvenil, catedrático de la UAEH, director del CONALEP-Pachuca, Fundador de la Prepa “Jorge Verganza” en Tulancingo, de la escuela Real de Minas, en Pachuca. Eso y mucho más forma parte de su trayectoria profesional.

SU FAMILIA

Crisóforo de define inmensamente rico al lado de su esposa Dolores García Mellado a quien define como una excelente compañera de vida, sus cuatro hijos profesionistas Heber, Crisóforo Javier, Fausto Antonio y Carlos y sus tres nietas. “Son mi inspiración, mi fortaleza, mi motivo para seguir adelante”, confiesa.

COMO HAN PASADO…PERO NO PESADO LOS AÑOS

Con una frase adoptada de su entrañable amigo, el deportista olímpico Daniel Aceves Villagrán: “Cuando tengas más recuerdos que proyectos, te estás haciendo viejo”, Crisóforo comparte que su vitalidad es renovada cada día de su existencia, confía en que trabajará hasta el último día de su vida y por el momento pone énfasis en la consolidación de su fundación “Consuelo Madrid Guzmán”.

Crisóforo (primero de izquierda a derecha), fue gestor para ampliación del Tecnológico Regional de Pachuca, ante el entonces Presidente de la República Luis Echeverría Álvarez.

“Es un proyecto que apoyará a la juventud emprendedora, está en proceso pero pronto se consolidará, quiero seguir creciendo como empresa en mi núcleo familiar, generar fuentes de empleo, la gente valiosa debe quedarse en su país”, recalca con marcada emoción, como una muestra clara de que los años pasan, pero no pesan.

INTIMAMENTE CRISÓFORO

Se confiesa como un hombre romántico, disfruta escuchar música, pues dice, mueve importantes fibras del alma, goza del jazz, música instrumental, suin y bugi bugi. Gusta del buen comer y lee la Historia de México en su faceta de la Revolución.

ENTRE LOS ELEGIDOS

Crisóforo Contreras fue reconocido como Inmortal desde el 2018, por el Salón de la Fama Nacional de Futbol Americano de México, por integrantes de la Cámara de Diputados de la LXIV Legislatura.

EL DATO

Con envidiable sentido del humor, Crisóforo comenta: “Mi nombre no es fonético, pero lo heredé de mi abuelo, dueño de la Hacienda La Huerta, en Epazoyucan. Mis raíces son de gente de campo, de trabajo, de esfuerzo”.

Su padre, Javier Contreras, donó 35 hectáreas para la edificación de la Ciudad del Conocimiento de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, como contribución a una juventud mejor preparada que enfrente vigorosamente los retos de la modernidad.

“Mi padre estaba convencido de que México será un mejor país, era recto, intachable, admiro y honro su memoria”, afirma.

Mastines forma parte de la historia dorada de futbol Americano, así lo testifica la prensa la época. (Foto: Roberto Ramírez)

OTRO DATO

En su época de líder estudiantil, nuestro invitado fue gestor de la ampliación del entonces Tecnológico Regional del Pachuca número 20, ante el presidente de la República en turno Luis Echeverría Álvarez y como gobernador, Manuel Sánchez Vite.

Esta es la Historia de Vida, muy resumida, de un ejemplar hidalguense, comprometido con su estado, con el deporte, con su familia y con la sociedad, pero esencialmente, dueño de esa mano amiga que lo distingue como Mastín, aguerrido en el emparrillado, pero fiel ante la amistad sincera. Felicidades y Enhorabuena.

DE INTERÉS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí