Con ‘Las tres muertes de Marisela Escobedo’, Netflix documenta el feminicidio

0
180

Por: Ana Mónica Rodríguez

Marisela Escobedo Ortiz pareció vislumbrar su trágico futuro luego del atroz e impune feminicidio de su hija Rubí Marisol Fraire a manos de su yerno Sergio Rafael Barraza, en Ciudad Juárez, Chihuahua, en 2008.

Le he perdido el miedo a todo. Le he perdido el miedo a la muerte, que es lo peor que me podría suceder. He enfrentado a las autoridades. He enfrentado al gobernador. He enfrentado a quien se me ha puesto enfrente y quiero que mi hija, donde quiera que esté, sepa que la amo, que no voy a dejar de luchar hasta que se le haga justicia.

Durante dos años, la enfermera, madre y empresaria evidenció las fallas del sistema judicial, a la vez que encabezó aguerrida una cruzada en busca de justicia y contra los feminicidios. Realizó infinidad de protestas, caminatas y denuncias alrededor del país, donde lanzó su grito de dolor, el cual es develado en el documental Las tres muertes de Marisela Escobedo, de Carlos Pérez Osorio, que se encuentra disponible en la plataforma Netflix.

-Las heroínas no mueren-

En el largometraje, el realizador armó un complejo rompecabezas. Recuperó testimonios vertidos por Escobedo Ortiz a lo largo de su inquebrantable activismo, obtuvo reflexiones de la familia, así como de los representantes legales, autoridades y ex procuradores, y retomó noticias de diversos medios de comunicación, videos y declaraciones de personas que estuvieron vinculadas o cercanas a las muje-res asesinadas.

El homicidio de Marisela Escobedo, frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, el 16 de diciembre de 2010, cimbró la historia del país.

Por exigir justicia en el feminicidio de su hija Rubí, reza una placa colocada en el lugar donde fue asesinada por un sicario. Esa investigación también estuvo marcada por la opacidad, errores y equívocos, así como sucedió cuando el Tribunal absolvió por unanimidad al feminicida de Rubí.

Me la volvieron a asesinar estos jueces, le volvieron a dar muerte con su veredicto. Fue un teatro; los payasos fuimos nosotros y los que se rieron fueron ellos, sentenció Marisela Escobedo, con esa voluntad férrea que le valió convertirse en un símbolo de lucha social, de justicia y heroína viva en la conciencia colectiva.

A lo largo de una hora y 49 minutos, se observa a Juan Manuel y Alejandro Fraire Escobedo, así como a Blanca Escobedo –entre otros integrantes de la familia, amigos y testigos– quienes narran la historia y el vía crucis que enfrentaron, luego de que apareció Sergio Rafael Barraza, quien llegó un día a pedir trabajo en el taller de carpintería y mueblería establecido por Marisela Escobedo.

En este lugar, Rubí conoció a Barraza, quien finalmente se la lleva. La mantenía en el departamento todo el día, evitando el contacto de ella con todo el resto de la familia. El temor de que mi hija me repudiara por no dejarla estar con el hombre que amaba fue lo que me detuvo y decidí mantenerme un tanto al margen, describe con pesar y arrepentida Escobedo Ortiz.

Sobre el documental, Netflix enfatiza a manera de sinopsis: Cuando Rubí, una adolescente de 16 años, es asesinada por su novio en Ciudad Juárez, Marisela Escobedo inicia una cruzada para lograr la captura y el juicio del homicida de su hija. A lo largo de su lucha se enfrenta a organizaciones criminales y funcionarios corruptos, arriesgando su vida mientras expone las fallas del sistema de justicia de México, un país donde 10 mujeres son asesinadas todos los días y la mayoría de los casos quedan impunes.

Ruth Fierro, representante legal de la familia Escobedo, puntualizó en el largometraje: Si permitimos que estos casos así tan irrebatibles se queden en la impunidad, si lo permitimos y toleramos, nos estamos poniendo en riesgo como sociedad.

Lo que hizo Marisela Escobedo es una historia de amor, destacó Fierro, los dos últimos años de su vida la trascendieron en la historia de Chihuahua y a la mejor del país para siempre.

Arturo Nahle, procurador del estado de Zacatecas de 2010 a 2015, afirmó: “Las fiscalías del país están rebasadas y eso provoca, en buena medida, que muchas de sus investigaciones sean –francamente– deficientes, pero la gran mayoría están archivadas, durmiendo el sueño de los justos”.

En Las tres muertes de Marisela Escobedo se deja en claro: Sigue habiendo muchas Rubís en todo el país y muchas Mariselas que siguen caminando cada día exigien-do justicia.

El documental de Netflix cuenta con música original de Amado López; dirección de fotografía, Axel Pedraza; productoras, Sara Rafsky e Ivonne Gutiérrez, y producción ejecutiva, Laura Woldenberg.

Destaca Canción sin miedo, la cual se ha convertido en un himno de lucha contra la violencia de género en México, de la cantautora Vivir Quintana, la cual fue inspirada por Mon Laferte.

DE INTERÉS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí