HISTORIA DE VIDA: NADIA LUGO SANTAMARIA

0
1257
alojamiento para wordpress

Por: Olga León Téllez

Hidalgo Sport comparte este día la Historia de Vida de una mujer, cuyo destino, trayecto de existencia, propósitos, anhelos y pasiones, están definidos desde sus antepasados.
Ella es Nadia Lugo Santamaria.

Su sangre está ligada al placer por la activación física, al gusto por la sana competencia, al deseo de superación y triunfo, a la lucha contra las injusticias, y al deseo de reconocer y retribuir el talento del ser humano en cualquier rubro.

HERENCIA BENDITA

Nadia agradece la influencia y herencia de sus abuelos, tíos, primos, de sus padres Rafael Lugo y Lourdes Santamaria, toda su familia inmersa en el mundo del deporte.

 

Un ejemplo que ella ejecuta, defiende y adopta como un hábito, un estilo de vida, y que con orgullo ha transmitido a su hija Paula. Su motivación máxima.

Otro pilar importante en su Historia de Vida son sus hermanos Ramón, Luis, Denni, Rafael y Lulú.

NADIE COMO NADIA

Desde antes de nacer, ésta destacada mujer inspiró su nombre en reconocimiento a la destacada gimnasta rumana Nadia Comaneci, medallista olímpica, un acontecimiento que ha marcado su vida y contribuído para su incansable lucha.

INFLUENCIA Y COMPROMISO

“Estudiando en la Secundaria a Federal Dos, mi instinto familiar me encausó a jugar basquetbol, pero mi baja estatura no era una buena arma, así es que gracias a la orientación, consejos e influencia del profesor Francisco Cortés, me motivó a practicar la caminata.

Recuerdo sus palabras. Tienes mucho potencial, cualidades y temple, el deporte no sólo sirve para mantener mente y cuerpo sanos, bien encausado, también puedes vivir de esto.
Mágico consejo, pues su apoyo fue fundamental para lograr lo que ahora soy”, afirma Nadia.

PREPARACIÓN ACADÉMICA

Haciendo un gran esfuerzo de adaptación, ya que pertenece a una familia tradicional, pero respaldada en sus valores y principios, emigra a Toluca, donde se gradúa como Licenciada en Entrenamiento Deportivo, y posteriormente adquiere una maestría en Gestión Deportiva, en León, Guanajuato.

“En Toluca enfrento y supero miedos, adquiero empoderamiento y seguridad, me convenzo de que puedo, y sí, aquí sigo”. Enfatiza Lugo Santa María.

Uno de sus catedráticos en Toluca es Ángel Machado, en ese entonces vicepresidente de la Federación Mexicana de Atletismo, por ello Nadia se especializa en esta disciplina y se certifica como juez en caminata, con rigurosa profesionalización.

Es la única mujer hidalguense en lograrlo y se ha desempeñado como juez en Olimpiadas Nacionales y eventos de trascendencia.

EN LA UNIVERSIDAD DEL FUTBOL

Tres generaciones de la Escuela de Futbol del Club Pachuca recibieron clases, asesoría y motivación de Nadia, en una primera etapa con esta institución, que ella reconoce como una oportunidad de crecimiento y aprendizaje.

UN SUEÑO ANHELADO

En el 2007 llega a la vida de Nadia una gran opción de evolución, la realización de un sueño anhelado.

Por invitación de José Antonio Moya, es contratada como preparadora física de los equipos profesionales de basquetbol, en el Tecnológico de Monterrey, Campus Hidalgo.

“Fue un gran reto que desempeñé con ahínco, fundamentos metodológicos, ética profesional, pero sobre todo, con pasión y entrega.

Lograr que chicos no sólo gigantes de estatura, sino de calidad deportiva aceptaran, aprovecharan y reconocieran con seriedad mi trabajo, fue una gran satisfacción”, recuerda Nadia.

El respeto y trabajo despertaron en Nadia un carácter rudo, un mecanismo de autodefensa que contrarresta su metro y 50 centímetros de estatura.

TERMINA EL CLICLO TEC

“Después de ocho años de intenso y gratificante trabajo, José Antonio Moya sale del Tec, cambian la estructura, los valores, los propósitos, las necesidades, los compromisos y la imagen. Yo, fiel a mi ética, termino mi ciclo en esta institución educativa”, afirma.

EN EL DEPORTE ESTATAL

Después de un breve espacio en el Colegio Cervantes, en la Dirección y Coordinación Deportiva, es invitada por Leopoldo Rodríguez, para asumir la dirección de Cultura Física y Deporte en el Instituto Hidalguense del Deporte.

“Otro sueño acariciado, pero una fuerte y decepcionante enseñanza. Uno idealiza cambios que enorgullezcan a nuestros deportistas, que se apoye y reconozca su talento, que Hidalgo se empodere a nivel nacional.

Pero el sistema es más fuerte que mis anhelos, y aunque soy propuesta para dirigir el deporte en nuestro estado, se impone la cuestión política y después de sólo dos meses, defiendo nuevamente mis ideales.

Aparecí así, sin influencias, sin dedazo, sólo con mi preparación y ética como cartas de presentación, pero no fueron suficientes y solicitan mi renuncia”, recalca con una mueca de enfado e impotencia.

RUMBO A VERACRUZ

Respaldada en su calidad y profesionalización, por espacio de un año se desempeña como Subdirectora del Desarrollo del Deporte del Instituto Veracruzano.

“Es otro mundo en todos aspectos, 212 municipios activados en torno al deporte, mucho talento, otra mentalidad, crecí y aprendí mucho, se consiguieron importantes triunfos a nivel nacional.

Pierde Yúnez que era del PAN, y con la experiencia adquirida respecto a los acuerdos políticos, entiendo que es hora de regresar a Pachuca”, continua Nadia.

OTRA VEZ TUZA

Deja la residencia en el Puerto Jarocho, regresa a la Universidad de Futbol Pachuca, pero ahora como líder de Educación Física, Formación y Profesionalización del Deporte.

Aunque sólo permanece un año, ya que su padre tiene problemas de salud, decide estar cerca de él y apoyarlo.

CALMA Y ESTABILIDAD EN EL COLEGIO CERVANTES

Evocando una estrofa de famosa canción interpretada por el gran José José, Nadia recurre a su singular sentido del humor:

“He rodado de aquí para allá, se de todo y sin medida”, y reconoce que actualmente ha encontrado en el Colegio Cervantes su sitio de estabilidad y calma.

“Pongo mi alma y corazón en la coordinación deportiva de esta institución educativa, me permite estar pendiente de mi padre y convivir con mi hija. Valoro mis ratos libres, me encanta patinar y me fascina cantar, desentonada, pero con mucho sentimiento”, dice… sonríe, goza, vive, disfruta.

PAULA Y SU PASIÓN

“Mi hija Paula también es una apasionada del deporte, participa desde pequeña en todas las carreras atléticas organizadas por el maestro Braulio Paredes.

Juega basquetbol y tocho bandera, tiene talento innato, es mi fuente de inspiración”, afirma orgullosa Nadia.

LA ANÉCDOTA

“Como juez certificada en caminata me correspondió en alguna ocasión, con argumentos bien fundamentados, expulsar a un alumno de Bernardo Segura. Mi decisión fue respetada”.

LA FRASE

“Mis abuelos, su calidad y grandeza humana, su humildad, respeto y cariño, son mi mejor ejemplo de inspiración; mi gratitud a ellos y a toda mi familia”.

SU DESEO

“Soy obstinada, no quito el dedo del renglón, seguiré luchando, sé que algún día lograré reconocimiento y apoyo justo para los deportistas de Hidalgo, mi querido estado.

Mi especialidad de gestoría es mi fundamento, hay enormes héroes que merecen ese privilegio. Un solo ejemplo, Daniela Campuzano, y como ella, muchísimos. Mi estado se lo merece”. Finaliza Nadia Lugo Santa María. FELICIDADES Y ENHORABUENA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí