HISTORIAS DE VIDA: NICOLÁS JAIME RUBÉN VERGARA SAN JUAN

0
3292

Por: olga León Téllez

Las vitrinas repletas de trofeos, diplomas, reconocimientos, medallas y más, son las evidencias físicas y materiales de más de 40 años de lucha, constancia y perseverancia.
Pero la cosecha de amigos, testimonios de triunfos, superación y esfuerzo, están guardados en esa mente, cuerpo, alma y corazón, que lo definen como uno de los promotores y entrenadores más sobresalientes del deporte hidalguense.

Hoy comparte su Historia de Vida a través de Hidalgo Sport, Nicolás Jaime Rubén Vergara San Juan, popularmente reconocido como el Doctor Vergara, como el guía, el incansable, el soñador, el ejemplo.

SUS TRES AMORES

Consciente del inmensurable paso del tiempo, Jaime Vergara ha logrado una excelente armonía entre sus tres amores de vida. Su Familia, el Basquetbol y su profesión, Médico General.

“Todas me han demandado mucho tiempo, dedicación y atención extremas, pero las he disfrutado al máximo, las satisfacciones, alegría y motivación, son enormes. Recompensan cualquier esfuerzo”, afirma Jaime Vergara.

SU FAMILIA

En este orden de importancia, ha logrado sus más anhelados sueños al lado de su esposa Silvia Aguilera, sus hijos Rosalba, Jaime y Silvia, todos profesionistas.

A sus cinco hermosos nietos, Renata, Ximena, Sofía, Fabricio e Isabela, los define como su más grande regalo de la vida, su orgullo y placer porque también disfrutan la práctica del deporte.

INQUIETUD Y RESPONSABILIDAD

Un poco después de dejar atrás los añorados recuerdos de pagar 20 centavos para poder ver un programa de televisión, como Cachirulo, Jaime evoca qué como adolescentes, sin descuidar los estudios, había que canalizar la energía característica de la edad, hacia actividades sanas.

Ahí nace un romance permanente con el deporte hidalguense, en especial en Pachuca, desde su rinconcito llamado Colonia Morelos, que por más de 40 años ha atestiguado su consolidación como uno de los mejores entrenadores y promotores, principalmente del basquetbol.

 

SUS INICIOS

Aunque reconoce que fue empíricamente, practicó el atletismo y futbol, adecuándose a la poca infraestructura que existía, pero dedicado a sus estudios en la primaria Teodomiro Manzano, Poli, Prepa Uno, escuela de Medicina y la UNAM.

Ya graduado como médico general, con la necesidad de trabajar regresa a la colonia Morelos, participa y organiza eventos deportivos de sus fiestas anuales, inicia su lucha y la mantiene hasta el momento.

Extiende su labor a varios sectores de Pachuca y recuerda su contribución para extinguir a las bandas nocivas de chavos que se incorporaban a las canchas, no sólo reconociendo, sino valorando su trabajo.

FUERZA, DESACUERDOS Y LOGROS

Jaime Vergara siempre ha manifestado su rechazo a los acuerdos políticos que frenan la grandeza y evolución del deporte hidalguense, nacional e internacional, pero nunca ha bajado los brazos.

Así participó en las gestiones para la construcción de la cancha de basquetbol y futbol de su colonia, escenario de grandes eventos, pero también de enormes disputas políticas y actualmente en abandono.

“En aquella época la falta de recursos, motivaciones y profesionalización, se sustituían con fuerza, coraje, necesidad de sobresalir, no sólo como deportistas, sino como seres humanos”, recalca orgulloso de su labor.

Totalmente molesto con quienes sólo sacan provecho del deporte (omite lista porque no terminaría), reconoce que no ha sido fácil, pero son mayores sus agrados.

LUCHAS Y VICTORIAS

Son incontables los duelos ganados, los viajes, el reconocimiento de las personas, la acumulación de amigos, la contribución y formación de múltiples generaciones, enumerarlos sería imposible, por ello se resume su labor en dos palabras, Pasión y Constancia.

Lamenta la carencia de infraestructura para la práctica del deporte, también como directivo en la Liga Municipal y dentro de la Asociación ha dejado huella por su perseverancia y respaldo.

 

“Hay mejores escenarios, hasta techados, en varios municipios, en la capital andamos arrebatando espacios, ojalá algún día cambie esta situación”, enfatiza el doctor Vergara.

Permanente es su preocupación porque no hay seguimiento en los basquetbolistas, ya que por falta de apoyo, formación de su vida profesional y personal, se alejan de las canchas.

LA FRASE

“Un reconocimiento especial a aquellos padres de familia que dedican tiempo y atención a sus hijos; les inculcan valores, amor y respeto al deporte y a los entrenadores”: Jaime Vergara.

EL DATO

Los incontables testimonios de la prensa escrita respaldan la labor y constancia de este ejemplar promotor y mejor ser humano. Con singular alegría recuerda que su madre inició con la enorme recopilación de cada uno de sus logros, convertidos ya en su gran tesoro.

 

SU INSPIRACIÓN

Como buen basquetbolista Jaime Vergara admira a Michael Jordan, a kobe Bryant y Constancio Córdova. También reconoce las luchas de promotores locales como Juan José Mateos, Jesús Arellano, entre otros.

RECUERDO ESPECIAL

Aunque todos los triunfos son significativos para Jaime Vergara, recuerda con especial cariño el quinto lugar nacional en León Guanajuato, varonil juvenil. Y la trascendencia de Justo Vera, el más grande jugador de Hidalgo que fue su alumno.

 

EL RETIRO?

El paso del tiempo es innegable, tres acontecimientos graves en su salud, han alimentado la idea de que cuando un niño de tres años le gane la carrera en la cancha, dirá adiós con dignidad, con orgullo, y con el deseo de que alguien continué su lucha.

Así la Historia de Vida de Jaime Vergara. Un trabajo digno de ser imitado. Felicidades y enhorabuena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí