Lo que sigue para Colts, tras retiro de Andrew Luck

0
700

Hidalgo Sport. Marca.- La NFL se sacudió la noche del sábado por el sorpresivo anuncio del retiro de Andrew Luck. El quarterback tomó esta decisión por el tormento físico y emocional que le implicó la larga lista de lesiones que padeció en los últimos años.
Con el inicio de la temporada regular a dos semanas de distancia, los Colts están sin mayor margen de maniobra para la siguiente temporada, ya que prácticamente no hay opciones en la agencia libre y el Draft se llevó a cabo a finales de abril, por lo que que Indianapolis, salvo algún cambio sorpresivo, se la jugará con Jacoby Brissett bajo centro.
Brissett es uno de los mejores quarterbacks suplentes de la liga y cuenta con 17 titularidades desde que llegó a la NFL: dos con los Patriots en su año de novato de 2016 tras la lesión de Garoppolo y la sanción por ‘Deflategate’ de Tom Brady, y 15 en 2017 por la lesión del hombro que le costó todo el año a Andrew Luck. Los números de la carrera de Brissett son discretos (13 touchdowns, 7 intercepciones, 152.5 yardas por partido y 59.1% de pases, con rating de 81.6 que lo ubica en el lugar 44 entre los quarterbacks con más de 100 pases lanzados en ese lapso), pero eso lo hizo sin una de las mentes ofensivas más brillantes de la liga, Frank Reich, y aún cuando los Colts terminaron con marca de 4-12 en 2017, Indianapolis estuvo en los partidos, con cinco de sus derrotas por siete puntos o menos.
El head coach de los Colts ya sabe lo que es tener éxito con un quarterback suplente, al conquistar el Super Bowl LII con los Eagles de la mano de Nick Foles, quien tomó la titularidad en la semana 15 tras la lesión de Carson Wentz.Contrario a lo que se podría esperar, Philadelphia no tuvo miedo e intentó correr para proteger a Foles. Todo lo contrario.
En los primeros 14 partidos de la temporada, los Eagles lanzaron en un 54.3% de las jugadas, de acuerdo a la base de datos de Pro Football Reference, mientras que en los seis con Foles lo hicieron en un 59.2%. Así que la lógica indica que no veremos a los Colts correr en primera, correr en segunda y lanzar a la desesperada o a la válvula de escape en tercera y largo. Reich construirá una ofensiva intentando aprovechar la movilidad de Brissett, que además tiene una ventaja que no tuvo en 2017: la mejor línea ofensiva de la liga, que permitió apenas 18 capturas, la menor cantidad de la liga, y una defensiva con el talento joven de Darius Leonard y Malik Hooker.La situación se pondría más precaria en Indy si Brissett cae por lesión. En este momento, hay dos quarterbacks más en el roster de los Colts, Chad Kelly y Phillip Walker, ambos procedentes de la generación 2017. Kelly, sobrino del exquarterback de los Bills, Jim Kelly, tiene una jugada por tierra en la liga tras ser la última selección del Draft de hace dos temporadas, aunque tuvo cierto éxito en Ole Miss antes de sufrir una lesión de rodilla en su último año. Walker, por su parte, ha estado yendo y viniendo del equipo de prácticas de los Colts los últimos dos años.
Así que si falta Brissett, los Colts podrían ser de los peores equipos de la liga. Si se mantiene sano, tampoco será lógico esperar una temporada mágica que termine con otro Super Bowl, estilo Foles LII. Los momios después del retiro de Andrew Luck cayeron y con razón (pasaron de ser los octavos mejores (entre 12/1 y 16/1) a 50/1 y pasaron a ser vistos como el peor equipo de la AFC Sur, cayendo de su total de victorias de 10 a 6, según Sports Illustrated), pero deberían tener una ofensiva medianamente funcional.El tema más delicado y objetivo a planear desde ya es a mediano plazo. Brissett, salvo una sorpresa, no está en los planes para ser el quarterback franquicia, así que los Colts estarían pensando en elegir a alguien en los siguientes Drafts. Para su fortuna, hay opciones interesantes.Para el Draft de 2020, hay al menos un jugador que se considera un posible quarterback franquicia: Justin Herbert de Oregon.
Los Colts tienen un panorama poco alentador en 2019, pero podría repetirse la historia de hace una década. En 2011, Peyton Manning perdió toda la temporada por sus problemas de cuello, por lo que los Colts fueron el peor equipo de la liga de la mano de Curtis Painter, Dan Orlovsky y Kerry Collins, lo que les permitió elegir a Luck. 2019 podría no ser una temporada calibre 2-14, pero podrían caer lo suficiente y tener al ‘nuevo Luck’ que supla a Luck.

DE INTERÉS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí