Monterrey toma la ventaja ante Tigres en la ida, 0-1

0
22

Hidalgo Sport. Marca.- Tigres ya no reina en el Gigante de Acero. Rayados dio otro golpe de autoridad en casa, y tiene medio boleto a la final del Clausura 2019, esta vez liquidó con anotación de Dorlan Pabón y dejó a los felinos en blanco, 1-0 final en el Estadio BBVA.
La escuadra de Diego Alonso anuló a la ofensiva de la UANL, comandada por Gignac. Unos días tregua, para que la serie se resuelva el próximo sábado en el Volcán.
El Monterrey salió enchufado a las semifinales. La versión dinámica y ofensiva de Rayados, superó desde un principio el esquema conservador de Ricardo Ferretti.
Trazo largo de Nicolás Sánchez que se gestó desde el área rayada. Carlos Salcedo midió mal y su peinada encontró un destinatario equivocado: Rogelio Funes Mori hizo un recorte en terreno enemigo, pero Nahuel Guzmán detuvo el disparo con su achique. En el contrarremate, el Mellizo pateó a un costado.
Esa acción cortó los circuitos de la zaga felina. En el siguiente avance, Rodolfo Pizarro prolongó a Avilés. El colombiano eludió al arquero; sin embargo, su centro fue cortado por la cabeza de Guido Pizarro. Nuevamente, Funes Mori se quedó con las ganas de abrir el marcador.
Tanto presionó el cuadro local, que Tigres no supo contener el enésimo embate. Miguel Layún llegó a línea de fondo para retrasar el esférico con Pabón. El cafetero alzó la vista y vio a Rogelio Funes Mori; el servicio buscó al Mellizo, quien descontroló a Nahuel Guzmán, y el balón se incrustó en las redes sin necesidad de ser desviado. ¡Gol del Monterrey!
De Tigres poco en el primer tiempo. La defensiva rayada funcionó como reloj suizo y en el único descuido, Luis Quiñones desaprovechó al jalar del gatillo por encima del arco. Gignac deambuló por el área rayado, pero no encontró socio en 45 minutos.
Los regaños del Tuca en el medio tiempo no sirvieron de mucho. La UANL regresó al campo del BBVA, huérfana de ideas para generar peligro. Solamente se vio más revolucionado el resto del partido.
Rodolfo Pizarro, de los más participativos, a base de riñones estuvo cerca de extender el marcador en una acción individual. Para su mala fortuna, Nahuel ya no se desconcentró y ganó en otro achique.
Pese a los cambios, Rayados y Tigres bajaron notablemente la intensidad del partido. Ya no era de ida y vuelta, se jugaba más en el medio terreno. El Tuca modificó con Lucas Zelarayán en el ataque, mientras que Alonso prefirió poblar su media al ordenar el ingreso de Maxi Meza.
El escaso fútbol de los felinos desató las rabietas del Tuca durante 90 minutos. No hubo para más en el Gigante de Acero, Tigres cayó por la mínima, su fue en blanco y necesita dar una exhibición perfecta en el Estadio Universitario, si pretende avanzar a la final.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí