El ski de México, ¿en qué niveles se encuentra?

0
112

Hace apenas unos días informábamos de la participación mexicana en el Campeonato Mundial Nórdico de Seefield. Juan Carlos Avilés fue el rostro de México esta vez, ocupando el lugar 51 en la clasificación. No fue una muy buena marca en esta ocasión, ya que la competencia iba muy bien preparada, siendo De Marre el ganador de la prueba, que en este caso era la de los 10 km Cross Country.

Por su parte, Sarah Schleper representó a nuestro país en el Campeonato Mundial de Ski Alpino celebrado en Are, Suecia. En su caso, la categoría en la que competía era Slalom Gigante, y clasificó en el puesto 42, siendo la victoria para la eslovaca Petra Vlhova. Schleper no fue, sin embargo, la única participante de origen mexicano en esta ocasión: Hubertus von Hohenlohe también participó en su categoría, colocándose en el puesto número 100. Aquí el ganador fue el sueco Axel Lindqvist, y nuevamente los resultados de ambos esquiadores no fueron especialmente buenos.

Hemos de dar por sentado, pues, que no es precisamente una categoría en la que destaquemos, tal vez porque no se dan en México las condiciones climatológicas o geográficas para entrenar del mismo modo que en países nórdicos en los que el estado natural son las bajas temperaturas y las altas montañas. No se trata sólo del entrenamiento físico; de hecho, optar por un TBC en muchos casos es una solución indoor que podría sustituir a casi cualquier sesión al aire libre. Lo que sí es cierto es que soportar ciertas condiciones atmosféricas puede suponer la diferencia entre que el cuerpo rinda o no lo haga.

Esto no quiere decir que debamos descartar las posibilidades de éxito en un futuro. Germán Madrazo, quien acompañó a Juan Carlos Avilés a Seefield, el pasado año llegó en último lugar en los Juegos Olímpicos de Invierno, pero su actitud de celebración por el simple hecho de haber sido seleccionado para Pyongyang refleja un optimismo merecedor de todo el apoyo del país. Y es que, realmente, las tornas podrían cambiar en cualquier momento. Al igual que en otras disciplinas deportivas, hay rachas mejores y rachas peores. El optimismo es, pues, la clave.

DE INTERÉS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí