Medallista invidente, sin apoyo canta en el metro

0
68
alojamiento para wordpress

Hidalgo Sport. Récord.- La vida siempre nos tiene trazado un rumbo llamado destino, el cual muchas veces inicia con una segunda oportunidad para hacer las cosas diferentes, para demostrarnos a nosotros mismos de qué somos capaces, siempre superando las adversidades. Eso es algo a lo que Alejandro Pacheco, atleta paralímpico, tuvo que enfrentarse.
Cuatro años metido en el mundo de las drogas y el alcohol le ocasionaron una intoxicación neurocerebral, lo que provocó que se le inflamaran varias partes del cuerpo como el cerebro, los ojos y el oído; como consecuencia, se le atrofió el nervio óptico y perdió la vista a sus 19 años de edad.
Tres años le costó la aceptación a su nueva vida, fue así que a sus 22 años inició en el deporte tras la invitación de una entrenadora, donde logró consolidarse rápidamente, consiguiendo la cuarta mejor marca a nivel mundial en los mil 500 metros planos.
“Dicen que hay que estar en la oscuridad para ver la luz, y es muy cierto, si yo no hubiera perdido la vista no hubiera descubierto lo que soy capaz de hacer, no estaría apoyando a más personas con la misma discapacidad, pero esto me da otra oportunidad y lo veo más como un regalo que como una pérdida.
“Siento que me hice para correr. Con tres meses gano mi primer evento. Fui a mis primeros Panamericanos con sólo dos años de entrenamiento estando ranqueado en tercer lugar y peleándome con el segundo por la medalla, es cuando voltean a verme Conade y la Federación”, mencionó en entrevista para RÉCORD.
ATLETISMO VS ADVERSIDADES
Pese a que Pacheco tuvo en un inicio el apoyo tanto de la Federación Mexicana de Ciegos y Débiles Visuales como de Conade, esta ayuda le fue retirada debido a un problema administrativo, por lo que tuvo que buscar otra forma de obtener recursos para seguir entrenando, algo que encontró cantando en el Sistema de Transporte Colectivo Metro y corriendo algunas carreras.
“Cuando logro ganar en Brasil se me da un apoyo como talento deportivo que era de dos mil pesos al mes, ahí no me dedico más que a entrenar; un año después pierdo los selectivos a Río y la Federación me quita el apoyo.
“Se me viene la idea de los maratones de la CDMX, no lo pagan como a los convencionales, pero voy con esa idea de ganar. Así costeo mis entrenamientos, eventos, renta, alimentación y aparte trabajo en el Metro cantando para obtener más recursos, es por eso que tengo que salir a vagonear, no es precisamente lo que me gusta hacer porque mi talento es correr, pero aun así con toda la pena lo tengo que hacer para sacar adelante lo que me gusta que es el deporte”, recalcó Pacheco.
Son al menos tres días a la semana los que el atleta de 28 años dedica a trabajar en el Metro; sin embargo, el caminar durante muchas horas después del entrenamiento le ha costado diversas lesiones, aunado a los problemas que ha tenido con los vagoneros, quienes lo agredieron en una ocasión reclamando su “territorio”.
“Acusamos por discriminación al MP porque no quiso levantarme una denuncia, pero tienen mafia (los vagoneros), entre ellos tienen arreglos. Después fui con Derechos Humanos, pero igual se lavaron las manos; una abogada de Derechos Humanos me dijo que para qué insistía, que por la nueva ley de la CDMX, agresiones que pasaron de 15 días ya no se consideraban delito”.
OBJETIVOS, INTERMINABLES
Pese a que Alejandro Pacheco ya presume entre sus palmarés el haberse colgado varias medallas a nivel nacional e internacional, y tras convertirse en uno de los referentes del deporte paralímpico mexicano, sus aspiraciones aún no terminan pues su siguiente objetivo, al menos por este año, es subir al podio en los Panamericanos 2019 que se llevarán a cabo en Lima, Perú.
“(Lo que viene) es el medio maratón de Guadalajara, espero correr debajo de una hora 19 minutos. Después es pegarle a los Panamericanos, y no sólo pegarle, si no traer medalla; ese es el objetivo de este año”, recalcó para este medio.
Pacheco recomienda que aquella persona que quiera sobresalir en el deporte debe tener “ganas, determinación y disciplina, aun siendo el más talentoso no ganas medallas, tienes que ser disciplinado y darlo todo en el momento cuando tienes la oportunidad de hacerlo.
“En la vida es lo mismo, cuando te pasa algo es por algo bueno, siempre que me pasa algo muy malo aparecen cosas buenas. Eso es lo que me ha ayudado a no perder el hilo, que cuando siento que no puedo, es cuando más el corazón se aferra”, finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí