El Real Madrid cumple el trámite y avanza en Copa

0
63
alojamiento para wordpress

Hidalgo Sport. Marca.- Benzema despejó incógnitas de la mejor manera posible. La Copa había avisado en Mestalla o el Camp Nou que no hay renta suficiente para vivir tranquilo en la vuelta salvo que te apliques a fondo. Un espectacular doblete del francés en el primer acto marcó las distancias sobre un Girona que lo intentó sin descanso y sin acierto. Con Stuani junto a Lozano para apretar las clavijas, los de Eusebio buscaron el juego directo pero no atinaron. Todo el acierto fue para el francés, que remató mucho y acertó bastante, flotando por el verde como un bailarín.
Solari demostró con la alineación que desconfiaba del duelo de Montilivi. Metió a los sancionados en Liga, Carvajal y Varane, y mantuvo al tridente ofensivo que ha capitalizado el buen momento actual. Con Vinícius por delante de Gareth Bale. El brasileño jamás recula. Le llega la bola y encara al contrario para rebasarle. Lo tuvo peor que en la ida. No es sencillo liársela a Porro.
El equipo de Eusebio tuvo motivos para lamentar su mala suerte. En el primer aviso Granell buscó la escuadra en una falta lateral y la encontró, pero la madera escupió el tiro. Keylor tiene ángel. Como después, cuando Lozano metió un pase duro al área y el tico desvió lo justo para que no rematara Stuani. También puso de su parte Varane, que salvó dos malos despejes blancos y resolvió dos contras en inferioridad, dos contra uno, para robar a Choco Lozano, poco hábil en la conducción larga. Como muchos delanteros, es mejor en el remate que en el servicio.
Ambas suertes son ahora territorio Karim. Demostró desde muy pronto que tenía las musas en la chepa, como cuando resolvió desde la frontal una media vuelta con la zurda que casi sorprende a Gorka junto al palo. Al filo de la media hora inició un ataque en la medular, buscó en la banda derecha, descargó de tacón, tiró paredes en diagonal con Carvajal y Lucas y resolvió con un zurdazo que dejó seco a Iraizoz. Una jugada monumental que retrata el momento del 9.
El gol madridista estimuló al Girona. Comprendió que generaba más peligro con jugadas directas y se aplicó para igualar el duelo. Pese a los esfuerzos de Marcos Llorente por taponar las rutas de ataque, faltó temple en la medular blanca para retener la pelota y no pasar apuros. Ni Kroos ni Ceballos tuvieron la inspiración que sí demostraron Marcelo y Vinícius, en vena creativa. El lateral pudo anotar el segundo tras una diablura del extremo en la frontal. Sacó Iraizoz. Nada pudo hacer el meta en el tiro ajustado de Karim, abrochando otra penetración de Vinícius desde la izquierda.
El 0-2 remató la eliminatoria, pese a un par de buenas manos de Keylor justo antes del descanso. La distancia en el marcador intimidó definitivamente al conjunto gironí, que tras la pausa bajó revoluciones. Incluso Eusebio usó los cambios para evitar riesgos innecesarios, retirando primero a Muniesa y después a Stuani y Paik,. Metió a chavales, que revitalizaron el ataque local. Uno de ellos, Pachón, fue clave en la contra que sirvió a Pedro Porro para descontar.
Los cambios de Solari también resultaron útiles. Bale, Asensio y Nacho deben sumar minutos para empezar a apretar a los titulares. No se fueron Lucas, que estrelló un palo sin portero, ni Marcos Llorente, incansable en su despliegue, como antes de lesionarse. Tiene el canterano además la costumbre saludable de sacar el disparo en cuanto tiene posición para ensayar. Fue lo que hizo para marcar el tercero, con un tiro seco, pegado al palo, muy de los noventa.
El 1-3 sofocó a la grada, con notable presencia madridista. Se escucharon incluso gritos para Sergio Ramos en el cambio, algo poco habitual. Los blancos volvieron a imponerse en un ejercicio de autoridad y de fútbol. Todo buenas sensaciones para el Madrid ante un rival animoso, pero poco efectivo en las áreas. En semifinales será otra historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí