Cleo dignifica a trabajadora del hogar: ONG de EU

0
28

Hidalgo sport. Agencias.- La primera vez que Ingrid Vaca vio Roma, sola, en su casa en Virginia el día de Año Nuevo, no podía parar las lágrimas: la historia de Cleo, la empleada indígena de una familia mexicana en los años 70, era también la suya.
Me gustó porque muestra el amor que damos, porque el nuestro es un trabajo de amor, dice a Afp, tras volver a ver la película en una proyección organizada por la Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar (NDWA, en inglés, principal organización del sector en Estados Unidos) y Participant Media, coproductora del film.
A Ingrid se le quiebra la voz al recordar a los muchos hijos ajenos que cuidó como propios en sus 18 años de empleada doméstica en Estados Unidos. “Con la escena de la playa sentí que estaba con los niños conmigo. Así me abrazaban. Se me pegaban como a Cleo”, cuenta.
Madre sola e indocumentada, Ingrid llegó de su natal Bolivia decidida a darle un futuro mejor a sus dos hijos de cinco y siete años. Y está orgullosa de haberlo logrado. Gracias a este trabajo digno tengo mi hogar; mis hijos están estudiando y trabajando, son buenos muchachos y sirven a la sociedad.
Ingrid es una de los cerca de dos millones de trabajadores del hogar que hay en Estados Unidos, más de 90 por ciento de quienes son mujeres; la mayoría negras, hispanas o asiáticas, según la NDWA.
Un estudio de 2012 mostró que casi un cuarto de las empleadas domésticas en Estados Unidos vivía en la pobreza; sólo 12 por ciento tenía seguro médico provisto por el empleador y apenas 7 por ciento contaba con un plan de pensión.
Algunas vivían en la casa donde trabajaban, otras no. La mitad estaba empleada medio tiempo. Muchas eran migrantes, en particular de Latinoamérica, quienes además recibían las peores pagas.
Los trabajadores domésticos son una de las fuerzas laborales de más rápido crecimiento. Sin embargo, las niñeras, las limpiadoras y los cuidadores domiciliarios han sido históricamente excluidos de las protecciones laborales básicas, asegura un informe de la NDWA, que impulsa una ley nacional para ampararlas.
Como cuidar a mi familia
Lydia Nakiberu lo sabe bien. La vida diaria de los trabajadores domésticos como yo es invisible para muchos, se lamenta esta inmigrante de Uganda, quien hace ocho años cuida a adultos mayores en Massachussets como si fueran mis propios padres ancianos.
Lydia cree que Roma muestra al mundo su realidad y confía en que la película de Alfonso Cuarón se gane el corazón y la mente de los políticos.
Ya es hora de aprobar una ley que regule el sector, expresa Ai-jen Poo, directora ejecutiva de la NDWA, quien promueve una norma junto a las demócratas Kamala Harris, senadora por California, y Pramila Jayapal, representante de Washington.
La semana que pasó las tres se reunieron en el Congreso con otros legisladores para crear conciencia sobre la primera Carta de Derechos para las Trabajadoras del Hogar. Hasta ahora, sólo ocho estados han adoptado declaraciones de este tipo: Nueva York, Illinois, Oregón, California, Nevada, Connecticut, Massachusetts y Hawai. En julio pasado, la ciudad de Seattle aprobó una de las legislaciones más completas. Hay una gran necesidad de atención a las personas mayores a medida que la nación envejece y la gente vive más, señaló Poo, destacando que la falta de amparo y los bajísimos salarios empujan la fuerza laboral hacia otros rubros, como la comida rápida y las ventas minoristas.
El trabajo doméstico es el más vulnerable, dijo la activista. Vemos casos de trata de personas, agresiones sexuales y acoso; todo tipo de abusos. Necesitamos un estándar de protección.
Poo fue invitada por Cuarón a los Globos de Oro, donde Roma se alzó con dos premios tras llevarse el León de Oro en Venecia, entre otros galardones.
Cuarón realmente honra el trabajo de las empleadas domésticas, dijo sobre el director, que aspira al Óscar. Por eso, los productores de la película se aliaron con la NDWA “para usar la historia universal de Cleo, para dar visibilidad, dignidad, poder y respeto” al sector, dijo a Afp Nicole Starr, representante de Participant Media.
Ella contó que se han organizado proyecciones en todo el país. “Queremos que al menos 2 mil trabajadoras domésticas puedan ver la película. En México, a través de exhibiciones de nuestros socios, ya hemos llegado a 3 mil personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí