El Barcelona y el Real Madrid triunfan en La Liga

0
32

Hidalgo sport. Marca.- El Barcelona sigue su marcha triunfal en Liga y goleó a un descarado Eibar que hasta el 2-0 dio la cara, pero luego fue desarbolado por el juego de los de Ernesto Valverde (3-0). Dos goles de Luis Suárez y otro de Lionel Messi sirvieron para confirmar el liderato azulgrana y aumentar ventajas sobre sus rivales en la tabla. La derrota copera en Valencia ante el Levante con un equipo B puede quedar en anécdota este jueves si repiten un juego similar al ofrecido ante el cuadro armero.
El planteamiento de Mendilibar hasta el descanso fue ejemplar,desarticulando el juego azulgrana con una defensa muy adelantada y una efectiva presión en campo contrario que anuló a los hombres de creación y a los atacantes del Barcelona. Pero, cosas del fútbol, el resultado al descanso era 1-0 porque la única llegada de los de Valverde acabó en gol. Mejor dicho golazo, tras una gran combinación al primer toque entre Busquets, Coutinho y Luis Suárez con disparo final del uruguayo con un escorzo añadido que marca diferencias. Como las que hay entre el Barcelona y el Eibar. La lógica casi siempre se impone, aunque a veces con matices.
Sacó Valverde de inicio a Coutinho, enviando un mensaje de confianza hacia el brasileño, y este le dio la razón demostrando su clase en la jugada del 1-0. Su taconazo final dejando solo a Luis Suárez antes de que el uruguayo marcara vale para justificar un partido flojo del Barcelona que le sirve para sacar más distancias en la tabla a sus perseguidores. Y también salió Arthur por Arturo Vidal, otro cambio en el que acertó el Txingurri ya que el ex de Gremio fue el que mejor consiguió salir de la agobiante presión armera.
Pero el planteamiento eibarrés se derrumbó en el minuto 52 cuando Arbilla perdió un balón ante Luis Suárez. Contra estos equipos no se puede fallar y menos si el balón acaba en los pies de Leo Messi dentro del área. Leve carrera, zurdazo cruzado del argentino y 2-0 en el marcador. Su gol 399 en Liga para MARCA. No había participado apenas hasta ese momento, pero todo cambió en ese minuto.
¿Qué once sacará Valverde en Copa?
El Eibar perdió la posición, se descompuso, y el Barcelona, en cinco minutos, pudo marcar otros tres. El tercero lo logró Luis Suárez tras aprovechar un rápido saque de banda de Sergi Roberto que fue protestado por el Eibar. Tras este tanto, el Barcelona bajó el pistón para guardar fuerzas para la Copa y hasta Valverde hizo los cambios antes de lo normal. Dio entrada a Arturo Vidal y Dembélé la última media hora y las ocasiones claras locales desaparecieron. Y fueron De Blasis y Kike García quienes tuvieron opciones para el 3-1. Superado el escollo liguero, queda saber qué equipo sacará Valverde para remontar en Copa: el de la ida o este.
REAL MADRID VS BETIS
El fútbol es puro capricho. El Real Madrid se impuso en el Villamarín para hacer buena una revolución de su entrenador, que alineó tres centrales y dos contenciones para protegerse en defensa y salir a la contra. Un método tan válido como la posesión y el ataque continuo que propone el Betis del mexicano Andrés Guardado, y que lo penaliza por no ser contundente. Los blancos firmaron media hora brillante, sufrieron en inferioridad durante 50 minutos y ganaron cuando nadie lo esperaba, con un buen gol de un ex bético (1-2). Un guión para el capítulo de una serie de Claro Video.
Guardado tuvo un gran partido de 85 minutos y casi marcó en el Villamarín, casa del nuevo fichaje de los sevillanos, el mexicano Diego Lainez, quien ya espera para debutar y ayudar a Andrés.
Le tuvo que costar a Solari dar el paso. Le gusta jugar con extremos, pero entre las bajas y los problemas defensivos, decidió apostar por los tres centrales en el Villamarín. No es asunto menor, porque el equipo blanco siempre fue reacio a esta fórmula de mala fama y buen resultado.Con Toshack batió un récord goleador que duró décadas, y con Del Bosque convirtió un problema por las ausencias de Hierro y Sanchis en el arma para conquistar Old Trafford y la Octava. Así, las circunstancias brindaron a Solari la ocasión perfecta para probar.
Y no empezó mal. El Betis tiene un equipo bonito, de buen gusto. Setién puso todo el talento sobre el tapete, pero costó sortear el tráfico en la medular, con buena presión madridista. Los blancos se ajustaron, con Valverde junto a Casemiro y Benzema descolgándose para recibir, y se apoderaron del partido. Marcó pronto, además, con una buena salida por izquierda con Benzema, Carvajal al otro lado, Bartra taponando y Modric colocando en la escuadra de zurda. Un buen tanto de fabricación y ejecución.
El 0-1 repartió los papeles definitivamente. El Betis tendría la posesión y el Madrid la carrera y los espacios. Porque los blancos se aplicaron como nunca para cerrar las líneas de pase, favorecidos por la poca velocidad en la circulación local. Y a la contra, debieron cerrar el partido. Cosieron un jugadón entre Modric, Carvajal y Benzema con centro atrás que remató Vinícius, bien blocado por Pau abajo. Y tras una llegada bética pivotó Benzema, abrió a Vinícius y el brasileño, de primeras, dejó solo a Fede Valverde ante el portero. El uruguayo falló al intentar resucitar a Guti y su taconazo de Riazor. Allí perdió la sentencia.
Aprovechó el Betis la generosidad blanca y aseguró los pases. Así, evitó las pérdidas para las contras y comenzó a merodear el área rival. No llegó mucho más allá de un buen balón filtrado por Lo Celso para Canales que tiró flojo. Pero la mejor noticia verdiblanca fue la lesión de Benzema, lastimado en una mano. Indetectable mientras estuvo para Mandi y Bartra, con arrestos para retener la bola para que su equipo saliera, el Madrid se quedó sin referencia.
Entró Cristo González, el delantero del Castilla, y el Betis se quedó con el balón. El Madrid se metió en la trinchera y se dispuso a sufrir de lo lindo. Porque si no le aprietas y no le amenazas, el equipo de Setién te puede dar un meneo serio.Sin generar llegadas claras, los verdiblancos arrinconaron al rival hasta provocar los errores que, aunque sólo fuera por insistencia, tenían que llegar.
Solari no intervino hasta el empate. Bastante lo había hecho dejando fuera a Marcelo e Isco, aunque el segundo caso ya no sorprende. Ni con una plaga bíblica de lesiones tiene opción el malagueño, que tal vez habría venido bien para aguantar el balón ante el agobio bético. Tal vez. El caso es que entró Tello y en las dudas Lo Celso filtró un balón exquisito a Canales, que marcó por bajo. Anuló el asistente y el árbitro del VAR enmendó la decisión. Las cámaras mostraron una posición ajustadísima, otra página en el libro de quejas blancas.
Ceballos y Brahim Díaz entraron, en dos decisiones valientes del entrenador, eso es evidente. Y el guión del duelo le hizo un guiño extra. El ex bético, pitado y abroncado por la grada, agarró una falta de William Carvalho y se perfiló para tocarla de rosca. Sí, sí. Amagó, y colocó junto al palo, mal defendido por Pau. Ceballos pidió perdón a la grada. Como un señor. Firmó una victoria triste para él, dolido con su gente, pero vital para su equipo. No está el Madrid para dejarse ni un empate en el camino. Aunque le cuesten sangre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí