Guardado y Betis empatan vs Celta y Araujo, 3-3

noviembre 4, 2018 Publicado por  
Archivado bajo Futbol Internacional, Módulo inferior

Hidalgo Sport. Marca.- El mexicano Andrés Guardado volvió a ser titular, tras superar una lesión, y disputó los 90 minutos en el vibrante empate 3-3 del Real Betis con el Celta de Vigo, donde su compatriota Néstor Araujo se quedó en el banquillo de suplentes, en duelo corresponsiente a la jornada 11 de LaLiga.
Resulta curioso que Setién esté haciendo carrera como entrenador con el toque y la posesión como signos de identidad. Pues cuando el Betis juega con esas pautas que marca su técnico, aburre a las ovejas. Un pase, otro, otro, otro más en horizontal, otro dicho, un aburrimiento.
Pero cuando los béticos les da por hacer transiciones a toda velocidad todo cambia, a mejor, a mucho mejor. Así se pusieron los verdiblancos 2-0, con dos acciones vertiginosas, sobre todo la del primer gol. Cuatro toques que se iniciaron en el saque del portero y que culminaron con el toque de Loren a la red, con gran control de Francis y taconazo de Lo Celso entre medias para dar más categoría a la jugada.
Lo bonito del fútbol es que nunca, o casi nunca, se puede decir que un partido esté acabado aunque lo parezca por el resultado, el juego y las sensaciones. Tras el 2-0 el Betis se echó a dormir y el Celta se vino arriba. En seis minutos igualó el partido y lo que era un choque más bien soso, sólo azuzado por los latigazos de los sevillanos, se convirtió en un duelo intenso, de toma y daca y en el que hasta el árbitro tuvo que hacerse protagonista -cuatro amarillas y tres rojas (todas para miembros de los banquillos)- para que el espectáculo no se le fuera de las manos.
Hasta ese festival de la segunda parte, apenas los jugadores de calidad habían dejado gotas de eso mismo, la calidad, sobre el césped. Canales, Lo Celso, Emre Mor, algunos detalles de Aspas… los jugones, por decirlo de otra manera. Todos ellos sacaron sus exquisitas zurdas a pasear, pero en todos los casos se encontraron con las buenas manos de los porteros.
Pero no sólo de zurdos vive el fútbol, también los diestros reclamaron su cuota de protagonismo. Loren intentó el gol del año desde el centro del campo viendo adelantado a Sergio y el balón se fue por un pelo.
Los últimos 20 minutos no perdieron intensidad y emoción, sino todo lo contrario. Maxi Gómez no había dicho su última palabra y puso al Celta por delante en el 83. Lo mismo que Canales, que tres después marcó un golazo de falta directa. Luego Aspas la mandó al larguero… el caso era que esta crónica no hubiera manera de rematarla. Todo una locura.

Su opinión es importante.

Opina con tu cuenta de Facebook
Opina via Hidalgo Sport