A 50 años del oro de Felipe Muñoz en México 1968

octubre 22, 2018 Publicado por  
Archivado bajo Módulo derecha, Natación, Noticias

Hidalgo Sport. Marca.- 2:28.7 minutos que cambiaron la vida de un joven de 17 años a quien apodaban ‘El Tibio’, es Felipe Muñoz Kapamas, quien recuerda aquel 22 de octubre dentro de los Juegos Olímpicos que se celebraron en México 1968.
Desde la medalla que no estaba presupuestada para la delegación azteca, sus rivales, sus temores al encarar aquellos 200 metros pecho con la Alberca Francisco Márquez repleta de un público que se maravilló con la hazaña de vencer al temible campeón soviético Vladimir Kosinsky, quien arrancó por el carril 2 acechando el carril 4 en el que Muñoz consiguió la gloria olímpica, esa que cincuenta años después lo sigue marcando, vislumbrando una eternidad en la memoria del deporte nacional e internacional de todos los tiempos…
¿Cómo describiría a aquel joven de 17 años contado en primera persona?
Primero que nada como afortunadísimo, pero con las ganas y con los sueños que se pueden hacer realidad, el decir que mi meta de representar a México en unos JJ.OO. la estaba llevando a cabo, yo era un niño que vivía intensamente todo lo que estaba pasando, leía mucho lo que se decían de México fuera del país. Buscaba un periódico para leerlo, me dolían mucho también los comentarios negativos que se hacían de México, de que nos veían como un país con pocas probabilidades de organizar eventos de ese tipo. Yo creo que no solo yo sino a todo México nos picaban el orgullo y todos, sin ponernos de acuerdo, decidimos hace nuestro mejor esfuerzo en nuestras áreas de trabajo para mostrar al mundo que sí éramos capaces… y ve lo que hicimos, hicimos los mejores JJ.OO. que se habían llevado a cabo hasta ese momento, y varios JJ.OO. después todavía se comentan mucho.
¿Cómo narraría aquella medalla inolvidable para México?
Fue un momento que añoras desde que eres niño, cuando logramos la sede de los Juegos Olímpicos yo tenía once años, y yo creo que en México todos los niños nos vimos compitiendo por México, entonces imagínate la motivación que tenía toda la población. Después los Juegos vienen y logro calificar, iba a vivir mi sueño, me sentía el hombre más afortunado del mundo porque los Juegos iban a ser cuando yo tenía 17 años, en mi ciudad, no solamente en mi país, en mi ciudad, y en mi colonia, porque vivía a diez calles de la Alberca Olímpica.
¿Cuál fue su gran motivación?
Ronald Johnson, mi entrenador, para mí el mejor del mundo, siempre nos estaba motivando, todas sus pláticas eran motivadoras, aunque estuviéramos hablando de otros deportes, aunque estuviéramos hablando o comiendo, o en un avión o coche, en lugar de competencia, siempre había cuestiones de motivación y había una frase que él decía muchas veces, la tengo muy grabada: ‘ustedes los mexicanos pueden hacer muchas cosas, nada más tienen que proponérselo’. Y la muestra fueron los Juegos Olímpicos, nos probamos a nosotros mismos que podemos ser tan iguales como cualquiera, o mejores.
¿Qué lo ponía más nervioso, la competencia en casa o los rivales?
Yo nunca me sentí con la presión cargada en los hombros, parte por lo que nos decía Johnson y parte porque yo no tuve la presión que tenía Guillermo Echeverría, él rompió el récord del mundo tres meses antes de los Juegos Olímpicos y tenía toda la presión de la prensa y del público; mucha gente se fue hacia él. Tenía mucho que perder y nada que ganar porque la medalla ya se la habían colgado tres meses antes. Y muy poca gente sabía de mí, sabían los competidores, pero no tuve la atención ni la presión que tuvo él y eso a me ayudó mucho.
¿Cómo le gustaría ser recordado?
Me gustaría que me recordaran como el primer campeón olímpico de natación de muchos, que seamos muchos y no pocos, me gustaría que México tenga más, porque en México hay mucho talento que no llega por falta de oportunidades. Tú me ves y no soy diferente a nadie, simplemente tuve oportunidades, yo creo que eso es lo que nos hace falta, buscar oportunidades para que los potenciales campeones olímpicos que están allá afuera, en las calles, en los estados, en las playas, en muchos lados puedan ser campeones olímpicos y no solo de natación, de muchas cosas más.
¿Qué le falta al deporte actual en México para su óptimo desarrollo?
Desafortunadamente no vamos a poder competir al tú por tú con un país que invierte mucho más en su juventud que nosotros. En México los principales inversionistas del deporte son el papá y la mamá, y a veces no pueden, y no como en otros países, donde son el gobierno o la iniciativa privada. Nuestro gobierno tampoco debe ayudar al cien por cierto, pero debe permitir que la iniciativa privada ayude haciendo los incentivos fiscales a las aportaciones del deporte. Eso no hay, no existe en México y es una situación que nos afecta.

Su opinión es importante.

Opina con tu cuenta de Facebook
Opina via Hidalgo Sport