DESDE EL RELOJ AL KREMLIN… Son siete veces

0
64
alojamiento para wordpress

Hidalgo Sport. Luis Carlos León.- Ayer la Selección, que pensó cosas chingonas perdió la posibilidad de jugar un quinto partido histórico para México, pero este representativo quedó fuera desde el primer gol de Suecia el miércoles pasado, desde que la sombra de la derrota se asomó por un pliegue de su mente, quedó fuera desde antes.
Por séptima ocasión consecutiva, México se quedó en la ronda de los 16, por séptima ocasión no se pudo dar ese paso que tanto se espera, y parece que ese es el lugar de México hasta que haya un cambio en los intereses del fútbol mexicano y su imagen a nivel mundial y no haya una octava ocasión consecutiva.
El dejar de lado el dinero a los jugadores y buscar el desarrollo es algo elemental, si México quiere mostrar una imagen diferente ante el mundo, si es que se quiere dejar de jugar cuatro partidos y “¡Pum, Aeroméxico de regreso a casa”, como dijo Maradona; entre más jugadores compitiendo al máximo nivel haya, cuando se enfrenten a grandes rivales se acostumbrarán y competirán sin dudarlo. Pero lo primero es vender más barato para que demuestren en Europa que acá hay calidad.
Siete ocasiones en las que México se ha quedado fuera en octavos y múltiples factores han llevado al mismo fin en diferentes circunstancias, casi siempre por cuestión propia que por el “jugamos como nunca y perdimos como siempre”.
En el 94 fueron los malditos penales quienes hundieron las esperanzas tricolores ante un Hristo Stoichov, que supo liderar a Bulgaria; en el 98 fueron los cambios de posición los que ocasionaron una confusión y se perdiera ante Alemania, en el 2002 fue una actitud sobrada ante Estados Unidos lo que le hizo mal a México.
Para 2006 simplemente no se dio, porque Maxi Rodríguez así lo quiso, porque en cuanto a actuación no dejó casi nada que desear; para Sudáfrica Bautista, Ricardo Osorio y el juez de línea mataron a una Selección que ni las manos metió; para Brasil, la rehidratación le hizo daño a México, pues tras ella se deshizo una figura táctica que garantizaba una contención de Holanda, además de la falta de lectura del juego de Robben.
Para Rusia se quedó fuera desde que Suecia le pintó la cara en el tercer partido, pues en el segundo juego contra Corea, se podía haber ganado por una diferencia mayor. Cuando tu mejor jugador es el portero es porque algo está roto en las demás líneas y eso fue lo que pasó con México; Ochoa resultó elemental en resistir con Alemania, paró lo que pudo con Corea y solventó una catástrofe mayor con Suecia, contra Brasil solo un par de jugadas de igual manufactura dejaron fuera a Ochoa.
Herrera y su condición de fantasma, capaz de aparecer cuando menos te lo esperas y desaparecer en lapsos largos de juego; Guardado y su ímpetu, pero sin acompañamiento; Lozano y su estreno en una justa de este tipo, Álvarez y su inexperiencia enfrentando a monstruos de esta talla; Hernández, imaginando cosas mientras está en marcha el juego. Muchos factores influyeron para que Suecia le impusiera un bloqueo mental más que evidente a México, pues la soltura y velocidad que presentó en los dos primeros juegos nunca se volvió a ver.
Por séptima ocasión se quedó fuera en la misma ronda, por séptima vez quedó claro que el lugar de México a nivel Mundial es entre los 20 primeros, pero nunca es estar dentro de los primeros diez, y si algún día llega el nivel y las condiciones para estar en esos lugares, será porque se hizo algo distinto desde el núcleo, desde la raíz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí