El Tricolor por el triunfo e historia enfrenta a Brasil

0
60
alojamiento para wordpress

Hidalgo Sport. Agencias.- Al escenario otra vez, el Tricolor y la Verdeamarela vuelven a mezclar su ritmo en un Mundial. El mariachi mexicano se enfrenta por cuarta ocasión a la samba brasileña. Los tonos cariocas siempre se han escuchado más, pero los verdes lo intentarán de nuevo.
La quinta, México espera que sea la vencida. Los anteriores episodios son amargos para los aztecas. El Tricolor nunca ha estado afinado frente a los amazónicos. En Brasil 2014 el local no pudo ofrecer un recital gracias a la actuación de Guillermo Ochoa, pero las otras tres veces la red mexicana se movió desesperadamente. 4-0 en Brasil 1950, 5-0 en Suiza 1954, 2-0 en Chile 1962.
Atrás quedaron esas clases de samba, Brasil todavía tiene ritmo, pero México cada vez es más sólido.
El balón giró y decidió que fuera en Rusia el quinto cruce entre el tequila y caipirinha. El charro mexicano se mide otra vez al mágico ritmo brasileño.
México dejó en el camino a Alemania y Corea, los verdes avanzaron a la fase final con una dosis de sufrimiento. El Tricolor cayó frente a Suecia en su tercer juego de la fase de grupos y de no ser por el pésimo torneo de los teutones, el campeón estuviera en Samara frotándose las manos por verse las caras otra vez con Brasil y los aztecas en casa.
Los alemanes ya beben cerveza en Berlín, reciben críticas y Low no sabe qué hacer con su futuro, mientras que el Tricolor planea la estrategia para enfrentar a la Canarinha.
Javier Hernández no, Carlos Vela tampoco, el elemento que ha guiado a los verdes es Hirving Lozano. El “Chucky” es capaz de asustar a cualquiera a pesar de su corta edad, él es el arma más peligrosa de Juan Carlos Osorio. Mesut Ozil y Manuel Neuer ya lo experimentaron.
Hirving, junto al “Chícharito”, Vela, Peralta, Giovani, Raúl Jiménez, el “Tecatito” Corona y Marco Fabián, buscarán lograr lo que no realizaron cuatro años atrás. Anotarle un tanto a los amazónicos. Salvador Reyes, Héctor Hernández, Raúl Arellano y Horacio Casarín tampoco lo hicieron en su momento.
Brasil es favorito, sus cinco títulos del mundo y sus figuras internacionales los respaldan.
Neymar, es el jugador más mediático, aunque Coutinho es el que ha hecho andar a la maquinaria brasileña.
Ney, ya sin Messi y Cristiano Ronaldo en la competencia, tiene la oportunidad de erigirse como la figura de Rusia.
El atacante del PSG tiene su primer reto frente a México. Las cuentas pendientes con los verdes son varias y llegó el momento de cobrarlas.
El jogo bonito no se ha visto mucho, Brasil venció a Costa Rica y Serbia, pero empató frente a Suiza. Ya superada la fase de grupos los trucos y la samba carioca tienen que aparecer.
El quinto juego de los aztecas está otra vez cerca, pero antes tienen que eludir a uno de sus rivales más conocidos.
Juan Carlos Osorio ya tuvo muchos días para planear su rotación o jugársela con los mismos, a excepción del suspendido Héctor Moreno. La quinta puede ser la vencida para alcanzar la meta que cada cuatro años luce inalcanzable.

ESTADIO
Cual nave espacial, la Arena Samara está más que lista para recibir a México y Brasil en uno de los juegos por los octavos de final de la Copa del Mundo de Rusia 2018.
El inmueble luce espectacular, mágico y brillante en medio de la cálida noche en Samara, cuarta sede de Tricolor en su aventura mundialista.
También puedes leer: En Brasil aún le temen a Guillermo Ochoa
Los banderas de ambos países ya están instaladas en los pies de la Arena, la Tricolor se empalma con la verdeamarela en busca de calentar motores para el duelo del próximo lunes.
Las rusas lo saben, también se alistan para la justa y posan fugazmente junto a las banderas y la gran noche en el estadio.
La flamante joya arquitectónica está hecha con la infraestructura rusa de la más alta calidad. Dicho escenario mundialista aún huele a nuevo, ya que se creó en 2014, año en el que precisamente jugaron Brasil y México dentro de la fase de grupos.
La Arena es un sencillo homenaje a las tradiciones de Samara, famosa por su floreciente industria aeroespacial. El estadio tiene forma de cúpula de metal. Una estructura básica, metálica, ligera, de alta tecnología y con soportes para aguantar el peso, cubre las gradas a 60 metros del nivel del suelo.

ANTECEDENTES

México y Brasil volverán a enfrentarse en la Copa del Mundo en una empresa que parece complicada pues los antecedentes marcan una clara tendencia a favor del equipo brasileño sobre el Tricolor. El dato es frío: México ni siquiera ha podido marcarle un gol a la cinco veces campeona del orbe. El recuento de los juegos así lo señala.

Primer duelo: Brasil 1950
México regresaba a una Copa del Mundo luego de una larga ausencia, pues no acudió a las justas de Italia 1934 y Francia 1938 y le tocó inaugurar el certamen ante el anfitrión. El resultado, un contundente 4-0 en un Maracaná repleto. Baltazar, Jair y dos goles de Ademir fueron suficientes para el triunfo de aquella escuadra que terminaría siendo derrotada por Uruguay en su último duelo.

Segundo enfrentamiento: Suiza 1954
Cuatro años más tarde, el estadio Charmilles fue el escenario de otra goleada. Una Brasil herida por el “Maracanazo” llegaba a Europa con ánimos renovados y nuevamente mostraron un futbol efectivo ante los aztecas, que nada pudieron hacer ante los goles de Baltazar, Didí, Julinho y el doblete de Pinga. Lapidario resultado fue el 5-0 para el elenco comandado por el español Antonio López.

Tercer compromiso: Chile 1962
Brasil llegaba como campeona vigente de la competición con una generación de futbolistas consolidados como Garrincha, Mario Zagallo, Didí, Vavá y un hombre que había destacado en la cita de Suecia 1958: Edson Arantes do Nascimento. El planteamiento del estratega Ignacio Trelles rindió frutos el primer tiempo con una igualada sin tantos pero en el complemento apareció Zagallo y más tarde Pelé liquidó la reacción. Un 2-0 ante un equipo amazónico que repetiría el éxito al levantar la Copa Jules Rimet en la final ante Checoslovaquia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí