Mucha falsedad, poca música en los MTV VMA 2015

0
15

tumblr_inline_ntxwlilTjT1ttcj74_500Tras observar lo acontecido en los VMA’s 2015, cabe decir que a MTV le interesan más los culebrones entre artistas que la música. Y parece que el público responde. Ante la falta de una actuación memorable, lo más comentado de la gala es la reconciliación de Taylor Swift con Kanye West sobre el escenario, un Justin Bieber a lágrima viva y una Miley Cyrus que hizo lo imposible por escandalizar. Todo, claro está, rodeado de un tufillo falso, que huele a espectáculo sensacionalista para arrastrar audiencia.
Taylor Swift fue la reina de la gala de los VMA’s 2015. Se llevó a casa cuatro premios, incluido Video del año por “Bad Blood”. Y es curioso que una cantante con fama de “poner buena cara y apuñalar por la espalda” en los mentideros de Hollywood, sea la protagonista indiscutible de esta edición.
Porque lo fue, no sólo en el escaso plano musical, sino también en el personal. El espectáculo de falsedad comenzó justo en el arranque de los premios, con una actuación de la rubia con Nicki Minaj. Después de una acalorada discusión vía Twitter por precisamente, las nominaciones de los VMA’s 2015, aparecieron en plan amiguísimas cantando juntas. Hummm, hacer las paces en directo…¿No os suena a algo para dar que hablar?
Mientras tuiteros (sin dormir) y enfervecidos comentaban la jugada, vino la segunda ronda de postureo, de nuevo con Taylor Swift como “best star”. La cantante subió a dar el premio honorífico “Michael Jackson Video Vanguard Award” a Kanye West, el mismo que en los MTV Video Music Awards de 2009, la dejó en ridículo. A saber: Cuando una jovencísima Taylor Swift (¡con sólo 19 años!) estaba dando su discurso de agradecimiento por ganar Mejor Video Femenino con “You Belong With Me”, el rapero irrumpió en escena para declarar que se lo merecía más el “Single Ladies” de Beyoncé.
Aunque todos sabemos que a Taylor, en su fuero interno, le hubiera gustado urdir una venganza tipo Bad Blood, lo que nos ofreció fue una presentación llena de cumplidos hacia West, del que se declaró fan. Después, al marido de la Kardashian no le quedó más remedio que disculparse.
Ahora bien, pocos han reparado en que en este “lo siento” público, el rapero soltó una bomba. Y no fue decir que se presentará a las elecciones de 2020, sino desvelar lo mucho que MTV explotó aquella humillación para estar presente en los medios y dar carnaza al público. Lo que nos lleva a pensar que los enfados y reconciliaciones, (de esta gala y las anteriores) están orquestados por la propia organización.
Incluso el nuevo vídeo de Taylor Swift, “Wildest Dreams”, presentado en exclusiva en la ceremonia, parecía decirnos que es más actriz que cantante, con su aura a lo Meryl Streep en “Memoria de África”.
Miley Cyrus, por su parte, tampoco escapó de la falsedad. Elegida para presentar lo más polémicamente posible los premios, se convirtió en un pantomimo de escándalo. Sus looks histriónicos, su pezón al aire, fumar marihuana con la prensa o incluso su perfomance sorpresa final con Drag Queens parecían sketch. ¿Dónde ha quedado la naturalidad gamberra de hace dos años, cuando la lió con Robin Thicke? ¿La única alegría? Anunciarnos un nuevo disco online y gratuito de título Miley Cyrus & Her Dead Petz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí