Rugió el Tigre en el Volcán; Puebla y Chiapas, 1-1

0
26

normalHidalgo Sport. Medio Tiempo.- Minimalista, justa, desesperada, merecida, deslucida, repetitiva, revividora, opaca, inconformante. Todos esos calificativos encajan perfectamente en la victoria que obtuvo Tigres ante Leones Negros, en otra noche donde el “Volcán” probó la victoria, pero no la plenitud.
El cuadro de la UANL sacó apenas su segundo triunfo en casa en el torneo, pero lo hizo mostrando una cara poco grata, defendiendo con todo un gol y renunciando a ir por más, ante uno de los rivales más pobres de la Liga. El plantel de Ricardo Ferretti jugó con un hombre menos desde el minuto 28 debido a la expulsión de Torres Nilo, y ése fue el perfecto motivo para que renunciara al frente, dedicándose simplemente a cuidar la anotación.
Con el resultado llegó a 13 unidades, pisando de nuevo zona de Liguilla, aunque con un futbol que no parece para tal. Leones por su cuenta se estancó en seis, penúltimo de la tabla sólo encima del Morelia, y último de los cocientes, renglón que sí aplica como su prioridad.
Tigres vivió una noche con un león encima, respirándole en la nuca, incomodándole en cada centímetro, pisando cada vez terrenos más peligrosos… pero sobrevivió. Y lo hizo jugando contra todo lo que predica el ideario universitario.
En la tribuna la gente se desesperó por la forma. En el campo en el equipo dejó claro que no está para lujos.
Las alegrías, pocas. Fue al 13′ cuando Joffre Guerrón explotó bajando una pelota por la punta derecha, y tras enfilar en diagonal quitándose rivales metió un centro perfecto, que Gerardo Lugo cacheteó de pierna derecha para estremecer las redes.
Después, las emociones llegarían a cuentagotas. El grueso del tiempo los de casa se la pasaron metidos en su terreno, ajenos a la súplica de la tribuna, que clamaba por de algo de acción ofensiva. La poca inventiva de los tapatíos fue el perfecto celestino para cumplir la tarea, ya que los Leones se cansaron de tener la pelota, más nunca supieron qué hacer con ella.
Cuatro minutos de alargue pusieron el toque de drama. Con la tensión, los silbidos. Pero el libreto era demasiado sólido para romperse, y varios auriazules se derrumbaron en el césped tras el silbatazo final, en un triunfo sufrido y alcanzado, pero poco celebrado. Una misión que bien pareció un manual de cómo suicidarse, sin morir en el intento.
PUEBLA Y CHAPAS EMPATARON, 1-1
Puebla rescató un empate ante Chiapas en el Estadio Cuauhtémoc, donde ni la magia del veterano Cuauhtémoc Blanco logró inclinar la balanza a favor de los Camoteros.
Puebla, cuyo dueño es Jesús López Chargoy, debió superar las decisiones arbitrales de Víctor Bisguerra y los errores de sus delanteros, para conseguir un gol ante los Jaguares, de su hermano Carlos López Chargoy.
Luego de un par de oportunidades para ambos, el marcador se inauguró gracias a un desborde de Luis “Chaka” Rodríguez, quien hizo gala de su velocidad hasta mandar un centro preciso para Matías Vuoso, quien con la cabeza anidó el esférico.
Tres minutos después, Blanco anotó un gol tras rechace del portero Óscar Jiménez pero le fue invalidado por un controversial fuera de lugar. El delantero reclamó la decisión del árbitro, por lo que fue amonestado.
Las decisiones polémicas no concluyeron en esa jugada pues en el segundo tiempo, cuando Wilberto Cosme intentó rematar con la cabeza un centro, fue recargado por el defensa Bruno Pereira. Sin embargo, el árbitro decidió no decretar penalti.
Los dirigidos por José Luis Sánchez Solá consiguieron el gol de la igualada al minuto 68, cuando Luis Noriega sacó disparo que fue desviado por Pereira y se coló hasta las redes para el 1-1 definitivo.
Con el resultado, Chiapas llegó a 13 puntos; mientras Puebla se quedó con 10 unidades

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí