62 Años del “Maracanazo” que Hizo Llorar a Brasil

0
126
alojamiento para wordpress

Hidalgo Sport. Récord.- Este lunes 16 de julio se cumplen 62 años del histórico ‘Maracanazo’, evento que dejó mudos a miles de personas que observaban perplejos cómo Brasil lloraba la derrota y los uruguayos se alzaban como los mejores del mundo.
Se disputaba la Final de la Copa Mundial de la FIFA entre Brasil y Uruguay levado a cabo en Río de Janeiro. Los brasileños festejaban el estreno de su nuevo estadio, el Maracana, donde todos daban por hecho el triunfo de los locales, que sólo les bastaba un empate para consagrarse frente a toda su afición.
En Río tenían todo preparado: las primeras planas de los principales diarios ya estaban impresas, habían decorado el Maracana con pancartas que rezaban “Homenaje a los Campeones del Mundo” en referencia a la ‘canarinha’, se vendieron miles de playeras asegurando a Brasil como el campeón de aquella justa y la banda que tocaría el himno del vencedor en vivo no contaba con la partitura de Uruguay. Incluso Jules Rimet, el presidente de la FIFA aquel entonces, había preparado un discurso en portugués para los campeones.
A pesar de que la capacidad del flamante estadio era para 184 mil espectadores, aquél 16 de julio entraron 203,849 personas, de las cuales tan sólo 100 eran uruguayos. Las puertas del estadio se abrieron ocho horas antes del encuentro.
Dentro del vestidor visitante, Obdulio Varela, capitán de Uruguay, juntó a sus compañeros y les dijo “Muchachos, si los respetamos a los brasileños, nos caminan por arriba, así que nada de esquemas conservadores. Vamos a salir a ganar al partido”. Mientras que en el vestidor local se encontraban grandes figuras como Ademir, Zizinho, Barbosa, Juvenal y Bauer, entre otros.
Al inicio del segundo tiempo los brasileños demostraron que seguían vivos y con ganas de llevarse el Mundial en casa. Jair habilitó a Friaca, quien metió el primer gol del encuentro entre gritos, zamba y pirotecnia. Hasta entonces Brasil era Campeón.
Tras esos minutos perdidos, los brasileños habían olvidado su euforia. Fue entonces cuando Uruguay se volcó sobre la cancha ‘amarela’ y bastaron unas cuantas jugadas para que los charrúas anotaran el empate por parte de Pepe Schiaffino.
Fue entonces cuando, faltando once minutos para el pitido final del partido, el ‘Jefe Negro’, Varela, dio el pase para Alcides Ghiggia, quien aprovechó la ventaja sobre Bigode, fintó al arquero brasileño y sacó un disparo que llegó hasta la red. Uruguay le estaba quitando el triunfo a Brasil en su casa, el lugar más silencioso del mundo.
Brasil se lanzó con todo para intentar recuperar el empate, pero fue en vano. Se escuchó el silbatazo final y los uruguayos corrieron a abrazarse para festejar el inesperado triunfo. Así se escribía el día más triste en la historia de Brasil. Los diarios al día siguiente corrigieron sus portadas para poner ‘Nuestro Hiroshima’. Los brasileños se vistieron de negro y lloraban desconsolados después de la tragedia.
A 62 años del suceso todo el mundo recuerda el famoso ‘Maracanazo’, el día en el que Uruguay demostró que no siempre los favoritos ganan, aquél día en el que Brasil lloró su peor derrota en casa. Un día histórico en el mundo del futbol.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí