Cinco preguntas para críticos de Juan Carlos Osorio

julio 6, 2017 by  
Archivado bajo Deportes, Noticias, Selección Mexicana

Hidalgo Sport. ESPN.- Aquí vamos otra vez. Parece que ya hemos estado aquí muchas veces antes. El técnico de la selección mexicana se apresta a ir a la Copa de Oro sintiendo la presión de sus críticos.
El colombiano Juan Carlos Osorio divide opiniones y se han producido llamados para su despido por parte de personas de alto perfil, incluyendo la leyenda de el Tri Hugo Sánchez, luego de un mediocre desempeño en la Copa Confederaciones, recién disputada en Rusia.
Aquí tenemos cinco preguntas a ser tomadas en cuenta por quienes piden que se destituya al nativo del departamento de Risaralda, de 56 años de edad.
1. ¿Es realmente el problema de México su entrenador?
Han habido doce directores técnicos en México desde que Joachim Löw se encargó del conjunto nacional alemán en julio de 2006. El tiempo promedio de cada uno de ellos apenas supera los 12 meses. Sólo Hugo Sánchez, Sven-Goran Eriksson, José Manuel “Chepo” de la Torre, Miguel Herrera y ahora Osorio han durado más de un año.
El puesto de técnico de la selección azteca es uno de los más retadores en el fútbol internacional, precisamente porque las expectativas no coinciden con la realidad de una nación que nunca ha formado parte de la élite mundial del balompié de forma consistente. En ciertas formas, México ha tenido un desempeño aceptable a nivel de selecciones: El Tri es el único equipo, aparte de Alemania y Brasil, que ha llegado a las rondas de eliminación de los últimos seis Mundiales, a pesar que nunca ha sido una amenaza cierta para llevarse el título.
El excelente libro de Raphael Honigstein “Das Reboot” es lectura obligada para cualquiera que busque entender cómo Alemania pudo pasar de una horrorosa Eurocopa 2000 a establecerse como el ejemplo a seguir en el fútbol internacional. Es claro que el director técnico de la selección de mayores es apenas el supervisor (sin dudas importante) de un proyecto en el cual participa cada ámbito de la comunidad futbolística del país, desde los niveles básicos hacia adelante.
Debe interesar sobremanera a México el pasaje en el libro de Honigstein en el cual se describe la relación entre la Bundesliga y la selección nacional a la hora de decidir los debuts de los jóvenes jugadores y cómo se les da tiempo a fin de establecerse, algo que le cuesta hacer a la Liga MX y la Femexfut.
2. ¿Hay suficiente profundidad en la plantilla?
Es perfectamente razonable el cuestionar por qué Oswaldo Alanís fue puesto como defensa izquierda contra Alemania o a Giovani Dos Santos en el medio campo en el mismo cotejo de Copa Confederaciones el mes pasado. Y se le debe preguntar a Osorio el por qué puso a Herrera en el medio campo en vez de otro medio campista que pudiera dar mayor solidez.
Sin embargo, tanto en la derrota 4-1 ante Alemania y el 7-0 contra Chile en la Copa América Centenario, Osorio básicamente jugó con el equipo más fuerte posible dentro de la formación 4-3-3 que la mayoría de los hinchas hubieran querido. Y no fue lo suficientemente buena en ambas ocasiones.
Por ende, cabe preguntarse qué tanto puede esperar México con esta actual camada de jugadores. El Tri fue a la Copa Confederaciones catalogado como el cuarto mejor equipo del torneo y terminó cuarto. Fue una actuación promedio, pero no desastrosa.
Entonces, analizar bien el equipo que irá a Copa Oro causa preocupaciones profundas y sustanciales por lo que vendrá. La carencia de delanteros centrales en México tras los nombres establecidos no debería preocupar en exceso, pero la arquería no está tan segura como muchos parecen creer.
Juan Carlos Osorio Director Técnico, durante el entrenamiento de la Selección Nacional de México, en la Universidad de San Diego, previo a su participación en la Copa Oro. Alejandro Gutiérrez Mora/Imago7
Esta pregunta, sin embargo, le da otro motivo a Osorio por el cual preocuparse: Esta profundidad de plantilla no va a mejorar de la noche a la mañana, ni siquiera entre hoy y el próximo año, así que deberá buscar soluciones dentro de lo que tiene.
3. ¿Es la Copa Oro el torneo correcto para hacer apreciaciones válidas?
La idea preponderante antes de la Copa Oro, si nos dejamos llevar por la prensa mexicana, es que la posición de Osorio es de vulnerabilidad. Los buitres están al acecho y habrá un escrutinio asfixiante sobre todas y cada una de sus decisiones.
Sin embargo, este es un torneo con apenas tres selecciones entre las 50 mejores del mundo. Es una oportunidad para que Osorio pueda tener mejor sentido de sus opciones y entender mejor la profundidad de México en su plantilla, especialmente entre sus jugadores más jóvenes. Es mucho más importante para México el evaluar a tres o cuatro jugadores de la talla de Orbelín Pineda, Edson Álvarez y Jesús Gallardo y ver si son capaces de hacer puntos suficientes para ser considerados en el actual ciclo mundialista, que simplemente ganar la competencia.
En el torneo que debe tener la prioridad (las eliminatorias al Mundial), México está invicto en primer lugar, lo cual es mucho mejor comparado a lo vivido hace cuatro años atrás.
4. ¿Quién vendría?
No fue nada sencillo para la Federación Mexicana de Futbol seleccionar un nuevo entrenador cuando Osorio se hizo cargo en octubre de 2015. Una serie de nombres declinaron la propuesta, alejados por una selección nacional que no ha conseguido la consistencia suficiente en ese puesto.
Poner a Miguel Herrera sería dar un paso atrás, Marcelo Bielsa está ocupado con el Lille, Jorge Sampaoli es el nuevo técnico de Argentina y Ricardo “Tuca” Ferretti ha expresado de forma contundente que no quiere el puesto.
El argentino Matías Almeyda sería la selección más popular después de haber conseguido el título con las Chivas. Sin embargo, ni siquiera se puede creer que será fácil de convencer si el tiempo de Osorio con el Tri termina de forma tan abrupta.
5. ¿Es hora de escuchar a los jugadores?
Falta menos de un año para celebrar el Mundial y ningún país con chances de clasificar debería estar cambiando de técnico… A menos que un entrenador haya perdido el apoyo de sus jugadores.
En el caso de México, ese no es el caso. Rafa Márquez, Javier “Chicharito” Hernández y otras figuras principales del equipo han apoyado a Osorio fervientemente y sus métodos, cuando sería muy sencillo que cualquiera de ellos se mostrase en contra de sus rotaciones.
El próximo Mundial contaría con un núcleo de jugadores con México en la cúspide de sus habilidades, bien sea “Chicharito”, Andrés Guardado, Miguel Layún, Héctor Herrera, Héctor Moreno y Guillermo Ochoa. Necesitan que Rusia 2018 sea una experiencia valedera para México, y no han sugerido de forma alguna pensar que Osorio no es el técnico correcto para conseguirlo.
Tom Marshall cubre a la Liga MX y a la Selección Nacional Mexicana para ESPN FC. Twitter: @MexicoWorldCup.

Su opinión es importante.

Opina con tu cuenta de Facebook
Opina via Hidalgo Sport