Donald Trump, nuevo presidente de Estados Unidos

noviembre 9, 2016 by  
Archivado bajo Espectáculos

fe0853e6-f75d-4725-81df-c98fea07c264Después de una batalla muy reñida, el candidato republicano Donald Trump consiguió superar la cantidad de votos de electores necesarios para lograr la presidencia de Estados Unidos, en lo que supone una victoria inesperada e histórica. Los estadounidenses transmitieron de forma clara su descontento con el gobierno actual y su ansia de cambio cuando decidieron entre dos candidatos a la presidencia que no consiguieron generar gran entusiasmo.

El republicano Donald Trump sorprendió al mundo al vencer a la favorita Hillary Clinton en la carrera por la Casa Blanca, poniendo fin a ocho años de Gobierno demócrata y encaminando a Estados Unidos por un sendero nuevo e incierto.

El magnate inmobiliario y presentador de un reality show despertó el enfado entre los políticos tradicionales de Washington el miércoles tras derrotar a Clinton, cuyo brillante currículum incluye roles como primera dama, senadora estadounidense y secretaria de Estado.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó por teléfono temprano el miércoles a Trump para felicitarlo por su victoria electoral y lo invitó a la Casa Blanca el jueves para discutir la transición de poder, informó la Casa Blanca.

“Asegurar una transición de poder suave es una de las máximas prioridades del presidente señaladas a principios de año y el próximo paso es una reunión con el presidente electo”, indicó la Secretaría de Prensa de la Casa Blanca en un comunicado.

Ante la preocupación de que la victoria del republicano cause incertidumbre económica y política, los inversores se volcaban el miércoles a los activos de refugio. Sin embargo, el dólar y las acciones globales se estabilizaron durante la mañana tras sufrir fuertes bajas en la madrugada.

El peso mexicano cayó a su mínimo histórico cuando aumentaron las posibilidades de que Trump ganara la presidencia , tras sus amenazas de romper un acuerdo de libre comercio con México y de imponer un impuesto a las remesas de los inmigrantes para financiar la construcción de un muro fronterizo.

Trump obtuvo suficientes de los 270 votos necesarios para ganar un mandato de cuatro años que comenzará el 20 de enero, logrando posicionarse en estados difíciles donde tradicionalmente se deciden las elecciones presidenciales.

El presidente electo, que apareció junto a su familia ante sus seguidores que festejaban en el salón de un hotel en Nueva York, dijo que era hora de sanar las heridas causadas por la campaña y hallar terreno común.

“Es hora de que nos unamos como uno”, dijo Trump. “Seré el presidente de todos los estadounidenses”.

El republicano informó que había recibido una llamada de Clinton para felicitarlo por su victoria y la elogió por su servicio y por pelear duro en la carrera presidencial.

Sus comentarios fueron un cambio abrupto a su retórica de campaña, durante la que acusó reiteradamente Clinton de ser “deshonesta”.

Los republicanos también mantuvieron el control del Congreso. Las cadenas de televisión proyectaron que el partido retendría mayorías en el Senado – de 100 escaños – y en la Cámara de Representantes, donde se renovaban todos los asientos legislativos.

En el evento de la demócrata en un centro de convenciones a menos de dos kilómetros de donde estaba Trump, la eléctrica atmósfera entre los seguidores que la esperaban se fue convirtiendo poco a poco en sombría mientras Clinton iba perdiendo estados.

La candidata optó por no aparecer en el evento y envió en su lugar a su jefe de campaña, John Podesta, para pedirle a sus partidarios que se fueran a casa. “No vamos a tener nada más que decir esta noche”, dijo.

Clinton hablará el miércoles por la mañana, dijo un asesor.

Saliendo victorioso de una final de suspenso luego de que las encuestas pronosticaban que ganaría Clinton, Trump cosechó mucho apoyo entre una base de trabajadores blancos sin estudios universitarios con su promesa ser “el mejor presidente en cuanto a empleos que Dios haya creado”.

En su discurso tras el triunfo, dijo que tenía un plan económico grandioso, que duplicaría el crecimiento de Estados Unidos y se embarcaría en un proyecto de renovación.

Su victoria despierta una serie de preguntas para Estados Unidos tanto interna como externamente. Trump hizo campaña con la premisa de llevar al país por un camino más aislacionista y proteccionista, prometiendo incluso poner un arancel del 35 por ciento a los bienes exportados a Estados Unidos por compañías del país ubicadas en el exterior.

Ambos candidatos han tenido históricamente un bajo nivel de aprobación, aunque los de Trump eran peores que los de Clinton, en unos comicios que muchos votantes caracterizaron como una elección entre dos alternativas desagradables.

Trump, que con sus 70 años será el presidente de mayor edad en ejercer su primer mandato, sobrevivió a una campaña amarga y polarizada que se concentró mayormente en el carácter de los candidatos y en qué tan confiables serían como el presidente número 45 del país.

La presidencia será su primer cargo de elección popular y con su retórica explosiva hay incertidumbre sobre cómo trabajará con el Congreso.

Los países de todo el mundo reaccionaron con incredulidad.

La ministra de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, aliada de la canciller Angela Merkel, dijo que el resultado le producía una “enorme conmoción” y se preguntó si era el final del periodo de relativa paz en el mundo desarrollado que ha prevalecido desde la Segunda Guerra Mundial.

México quedó sumergido en una profunda incertidumbre con la victoria de Trump, quien en reiteradas ocasiones acusó a los inmigrantes de robar puestos de trabajo y al país vecino de enviar criminales a la frontera estadounidense.

La primera ministra británica, Theresa May, felicitó a Trump y dijo que los dos países seguirían siendo “aliados fuertes y cercanos en comercio, seguridad y defensa”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, pidió a Washington que permanezca comprometido con el acuerdo nuclear que la república islámica alcanzó el año pasado con las potencias mundiales, un pacto que Trump había prometido desmantelar.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, envió un mensaje de felicitaciones a Trump el miércoles, diciendo que esperaba que pudieran sacar de la crisis la relación bilateral.

“No es un camino fácil pero estamos dispuestos a poner de nuestra parte y hacer lo posible para regresar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia a una senda estable de desarrollo”, sostuvo Putin.

Las propuestas de Trump en seguridad nacional incluían promesas de reforzar a las fuerzas militares de Estados Unidos y al mismo tiempo de evitar intervenir en conflictos.

Trump se sumó a la carrera por la presidencia hace 17 meses y sobrevivió a una serie de golpes devastadores, incluyendo un video del 2005 en el que alardeaba sobre “agarrar” mujeres sin su permiso. El magnate pidió disculpas, pero luego otras mujeres dijeron que las había toqueteado, acusaciones que él negó.

Durante los tres debates presidenciales que mantuvo con Clinton, fue considerado el perdedor.

Una encuesta Reuters/Ipsos Día de Elección Nacional ofreció algunas pistas de las debilidades de Clinton. El sondeo halló que no logró cumplir con las expectativas que había con el electorado femenino, que sólo lo ganó por un 7 por ciento, un porcentaje similar al del presidente Barack Obama cuando obtuvo su reelección en el 2012.

Y aunque ganó el voto de los hispanos, negros y “millenials”, Clinton no triunfó en esos grupos por mayores márgenes que Obama en el 2012.

Durante la campaña, Trump dijo que haría grande a Estados Unidos de nuevo a través de la fuerza de su personalidad, sus habilidades de negociación y su perspicacia para los negocios. Propuso prohibir la entrada de gente de países de Medio Oriente, una versión modificada de una idea previa para los musulmanes.

Su naturaleza volátil y propuestas poco ortodoxas llevaron a ataques de campaña contra una larga lista de gente, incluyendo musulmanes, los lisiados, miembros de su propio partido, periodistas, familiares de veteranos de guerra, una ex Miss Universo latina y un juez federal de ascendencia mexicana.

Su opinión es importante.

Opina con tu cuenta de Facebook
Opina via Hidalgo Sport