Mujeres deportistas ‘asaltan’ las redes sociales

febrero 9, 2016 by  
Archivado bajo Modulo Medio, Noticias

normalllHidalgo Sport. Medio Tiempo.- Navidad del 2004. La FIFA le prohibió a la futbolista Maribel Domínguez jugar con un equipo de hombres, el Celaya (de la Primera División A), una práctica que desde niña llevaba a cabo en la calle, pero no en el ámbito profesional. Se hablaba no sólo de que quería romper las reglas del juego, sino las de los estereotipos. La noticia que tuvo revuelo en la prensa deportiva, quedó colgada en la web, y su inconformidad por no poder cumplir sus sueños, en su estómago. Una conferencia de prensa bastó para difundir a los interesados en deporte lo que dos años después, con la aparición de Twitter, pudo haberse resuelto con 140 caracteres de la jugadora dando a conocer la injusticia.
Charlyn Corral, 14 años menor que Marigol, pero licenciada en Administración Deportiva, dio un ejemplo este jueves de la transformación tecnológica, el inicio de una cuarta revolución –que deja atrás a la de la década de los 70 conocida como la Tercera Revolución Industrial–: La de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, en la que está inmersa la actual generación, en ojos de la investigadora de la UNAM Delia Crovi.
“Hoy confirmo que en @miseleccionmx femenil no existe la libertad de expresión. Lo peor en la vida es el rencor y las mentiras”, tuiteó la actual jugadora del Levante en su cuenta @CharlynCorral –donde la siguen alrededor de 9 mil 102 personas—al enterarse de su ausencia en la lista de las elegidas a participar en el Preolímpico. La también líder goleadora de la Primera División de España con 12 tantos, generó 624 retuits que alcanzaron incluso a gente que a la que el futbol femenil mexicano le es indiferente.
Adelina Noriega, quien hasta hace un año fue directora de las redes sociales de TvAzteca –hoy consultora–, es una apasionada de las redes, pues considera que son un altavoz que mueve estructuras:
“El ritmo de vida que tiene un tuit generalmente es muy rápido, por mucho dura una hora en el círculo twittero, los time lines avanzan muy rápido, todo tiende a ser noticia.
Puede decirse que 900 retuits –de otras de las declaraciones que hizo la jugadora– son considerados un número altísimo en cuanto a impactos: Para alguien que tiene un millón y medio o dos de seguidores (en promedio) ese es más o menos el número de retuits que pueden obtener sobre algo popular; Charlyn tiene poco más de 9 mil seguidores, entonces el hecho de que llegaran tantos retuits quiere decir que fue un gran resultado que impactó en las redes comparado para los seguidores que tiene”.
Twitter Reach, una herramienta de la web que ayuda a saber qué tan lejos viajaron los tuits, dice que en los últimos tres días el nombre de Charlyn Corral llegó a 489 mil 929 personas, es decir, casi cinco veces el lleno del Estadio Azteca. Una cifra que lleva de vuelta al pasado.
En el mismo año del caso de Maribel Domínguez, 2004, “la piloto mexicana Mara Reyes se convirtió en la primera latina en conseguir la licencia para competir en la Serie Nascar… ¿Quién se enteró? Nadie… La misma Mara relata cómo los medios decidieron ignorar el tema en sus coberturas y ni siquiera mencionaron el hecho… ¿Qué hubiera pasado si en ese momento hubiera existido el auge que tenemos hoy de las redes sociales?” se pregunta Xóchitl Sen, actual compiladora de la historia del deporte femenino en México y recuerda que “hace tan solo unas décadas los logros de las mujeres, no sólo en el deporte, sino en cualquier ámbito, tenían una difusión limitada, tanto geográfica como temporalmente. Entre más lejos de nuestro país conseguían triunfos nuestras compatriotas, más a cuentagotas nos llegaba la información; además, la información era momentánea, no había seguimiento, era una hazaña aislada y, por tanto efímera en la memoria colectiva”.
Charlyn no está sola: La clavadista Paola Espinosa tiene 308 mil de seguidores; la raquetbolista Paola Longoria 200 mil; María del Rosario Espinoza, doble medallista olímpica de taekwondo, 14.4 K y otra futbolista, Nayeli Rangel, más de 57 mil. Ellas –sólo por mencionar algunas– usan sus cuentas personales para agradecer a sus patrocinadores o bien “ya no sólo sabemos qué resultados obtuvieron y cómo fue su desempeño en las competencias, sino que también contamos con sus primeras impresiones después de la gloria o el desaliento”, complementa Xóchitl.
La sociedad, que en los inicios de Internet era sólo consumidora de contenidos, hoy más bien es la protagonista. “Ellas están generando una comunidad de nicho, cuando dicen algo, esto se comparte sobre todo porque la gente que las sigue quiere enterarse de lo que hacen alrededor de su deporte, es mucho más fácil que esas personas que de verdad están abanderadas lo hagan. En redes sociales no existe la masividad, pero sí con la gente que nos sigue, es una comunicación más poderosa”, vuelve Adelina.
Desde los 140 caracteres, las mujeres en el deporte –al no existir restricciones de los medios de comunicación– poseen una mayor libertad para expresarse y hacer uso de sus derechos. Asimismo, invitan a otras mujeres a crear un vínculo de identidad con las atletas de alto rendimiento y siembran semillas de cambio al crear oportunidades dinámicas de diálogo y defensa. La evolución apenas comienza. La red es interminable.

Su opinión es importante.

Opina con tu cuenta de Facebook
Opina via Hidalgo Sport