Rafa Márquez, cada vez es más frágil en el campo

normallHidalgo Sport. Medio Tiempo.- El 13 de febrero, Rafael Márquez cumplirá 37 años de edad y aunque le sobra mucho futbol, su intermitencia por las lesiones en los últimos meses refleja el inevitable paso del tiempo.
En el año futbolístico actual, el todavía identificado como Capitán del Tricolor prácticamente ha jugado un partido y se ha perdido el siguiente.
Es evidente que cada vez requiere de más cuidados para estar en óptimas condiciones y su inicio de etapa en el Atlas en este Clausura 2016 lo comprueba.
Llegó como el ídolo esperado por más de 16 años, porque eso transcurrió desde su partida a Europa y su regreso con los Zorros. Apenas en su primer partido demostró que sigue siendo irremplazable.
Pero a la semana siguiente un músculo le avisó que solo podía jugar medio tiempo y por ello su primera ausencia completa será apenas al tercer partido con los Zorros, el próximo sábado, con pronóstico inicial de baja de entre una y dos semanas.
Su porcentaje de presencia en los partidos en la actual Temporada 2015-16 es del 59 por ciento. La cifra es menor a la previa 2014-15, cuando estuvo en el 69 por ciento de los juegos posibles.
Desde la Copa América 2015, el defensa ha batallado como nunca con las lesiones. Apenas al segundo partido del torneo de CONMEBOL sufrió una dolencia en la parte posterior de la pierna izquierda.
“Hay que esperar unas 48 horas para saber de qué se trata. Lamentablemente el tiempo está en contra de nosotros, así que si no estoy al 100 por ciento, prefiero que un compañero lo haga”, dijo tras enfrentar a Bolivia.
No volvió a la Copa América y reapareció hasta el 22 de agosto en el debut del Hellas Verona en el Calcio. Pero pronto, en septiembre, sufrió una lesión en el abductor de la pierna derecha diagnosticado con un mes de recuperación.
El partido contra Estados Unidos del 10 de octubre por el pase a Copa Confederaciones estaba en el horizonte. Muchos lo dieron por descartado pero sí llegó y fue nuevamente fundamental.
Pero regresó al Hellas para jugar cuatro partidos y perderse los cinco siguientes por una lesión en la pantorrilla izquierda que además le impidió jugar con el Tri en los dos partidos de inicio de la eliminatoria mundialista, en el debut del entrenador Juan Carlos Osorio.
Apenas volvió de esa lesión en Italia jugó un partido y fichó por el Atlas, donde tardó dos partidos en volver a resentirse y sufrir un microdesgarre en la parte posterior del muslo izquierdo, la misma zona que le frustró la Copa América, el inicio de su calvario.

Su opinión es importante.

Opina con tu cuenta de Facebook
Opina via Hidalgo Sport